miércoles, 17 de mayo de 2017

Día Internacional contra la Homofobia, Transfobia y Bifobia

Daniel Arzola
Su lucha nunca me ha sido ajena, no me puede resultar extraña una causa que solo busca respeto e igualdad, la sociedad lleva siglos intentando normalizar todo lo que ve, la ropa, las acciones, las palabras, los juguetes y el amor, si ese mismo que se supone, nació para liberar al mundo, hoy tiene todos los límites posibles.

Yo quisiera en verdad entender los “argumentos” de los homofóbicos, pero todos quedan resumidos en “no es normal”, “no es de Dios”, “no es natural” y es ahí donde me empiezo a preguntar: ¿qué tipo de formación recibieron? No les enseñaron que la libertad de amar es imparable, que tampoco es “normal” ir maltratando a las personas, engañándolas y mucho menos referirse a enfermos mentales, cuando ni siquiera conocen la gravedad de esas palabras, cuando ni siquiera saben lo que es una depresión y sentir que se te va la vida en un estado emocional de tristeza.

Daniel Arzola
En serio, he querido entenderlos, pero me pongo a pensar que los heterosexuales no es que seamos muy “normales” o con un comportamiento ejemplar. He tenido que aguantar como vociferan frases como estas: “Que asco estar con otro hombre, pero ver a dos viejas que rico” y en ese instante mi mente solo puede decir: POR DIOS SANTO SE ESTÁN ESCUCHANDO ¿CUÁL ES LA DIFERENCIA?

O frases como esta: “todos esos gays son promiscuos” y ahí si es donde la impaciencia se apodera de mí y pienso: AH NO CLARO, ES QUE LOS HETEROSEXUALES ESTAMOS LLENOS DE LEALTAD Y FIDELIDAD, por favor no seamos tan hipócritas que sabemos perfectamente que muchas veces hay mucho más amor entre homosexuales, bisexuales, lesbianas, trans, entre otros, ¿saben por qué? Es bien facilito, porque ellos han vivido lo que es no poder estar con alguien por miedo, desear esconderse por la simple razón que viven en una sociedad con un grado de estupidez máximo.

O es qué cuántos de los HETEROSEXUALES SUPREMOS Y SANTOS, no le han puesto los cachos a su mujer, la han maltratado, abandonado hijos, etcétera, ah no, pero se me olvidaba nombrar una escena que aún es mejor, las cogidas de mano, besos o abrazos en la calle, amigos heterosexuales han visto lo fastidioso que es tener que aguantar su besuqueadera, entonces, nuevamente no sean hipócritas, estamos hablando de IGUALDAD.

Daniel Arzola
Porque en realidad hay algo que no entiendo cuál es el argumento para defender otros derechos con el alma, pero cuando se trata de sexualidad si se vuelven el mejor ejemplo de la edad media, o bueno quizás mis papás vinieron del futuro y me educaron LIBRE. Esa también es una opción ¿no? ¿qué tal ellos hayan venido del mundo en el que yo SI quiero vivir?

En conclusión, no puedo ser ajena a una causa por la que trabajé, por la que creo firmemente, porque no necesito ser parte oficial de la comunidad LGBTIQ para defenderla, me formé en un hogar que me enseñó el poder del amor, de la libertad, pero por sobre todas las cosas del respeto, uno es lo que ve en su casa y yo conocí el poder del amor. EL AMOR SIEMPRE GANA.

Si bien no me siento activista, como me gustaría, supongo que la vida me tiene para ayudarles desde otras esferas, como mis letras, por ejemplo, a lo que va todo esto es que los defenderé a capa y espada, quién esté en contra de ustedes lo asumiré como personal; si van en la calle de la mano con sus novios, novias, etcétera y alguien los mira mal me iré en contra de lo que sea sin medir consecuencias.

Daniel Arzola
Si quieren tener hijos seré su más leal defensora, alejaré (como ya lo hice hoy) a todos los que los llamen de una forma denigrante, no lo negociaré jamás, quizás muchas veces sientan que no es un camino fácil, pero les garantizo que no descansaré ni un solo segundo de mi vida para poder darles un camino mejor del que vivieron muchos LGBTIQ, a veces siento que los heterosexuales les debemos mucho, porque esto no se trata de quién es bueno o malo, se trata de humanidad y los defenderé con todo lo que hay en mí.

No dejaré de pertenecer a cada una de sus causas, aportaré lo que sé para que un día mi corazón pueda sentir que hemos resarcido el daño de unos heterosexuales que desafortunadamente dicen representarme.

Los amo más de lo que cualquiera de ustedes se pueda imaginar, y tengo muy claro que si un miembro de mi familia, amigo o futuro esposo, no puede caminar conmigo esta causa, puede irse por donde vino porque no me interesa que me relacionen con este tipo de personajes, y para esto si tengo cero voluntad de negociación.  

domingo, 25 de septiembre de 2016

Colombia: una oportunidad diferente

Colombia está a punto de hacer historia, quizás no conocemos el resultado, quizás tengamos más miedos que certezas y es absolutamente normal, puess hemos vivido en décadas de guerra y no conocemos otra forma de vivir.

De hecho, si lo pensamos bien el colombiano suele resolver sus inconvenientes gritando, peleando y casi que a la fuerza, nos han enseñado que entre más alcemos la voz, más nos escucharan, es más, nos han educado para convencer a la fuerza y no con argumentos o razones de peso.

Creemos sin razón alguna que entre más mostramos ser "fuertes", más se convencerán de nuestro poder... pues bien, durante décadas al parecer nos hemos equivocado porque el mundo no ha evolucionado a base de gritos o fuerza bruta, lo ha logrado con argumentos, conocimiento y educación. 

Nadie ha afirmado que a partir del 02 de octubre la vida de Colombia sea perfecta, pero al menos después de este día podremos pensar en los problemas sociales que nos han catalogado como una de las tierras más desiguales del mundo. 

No es este presente el que más disfrutará de los efectos de este acuerdo de paz, quizás ya sea mucho el dolor o el pasado persiga sin ninguna contemplación, pero las generaciones futuras podran quizas vivir otras noticias, conocer una historia diferente y todos nosotros los que votaremos este 02 de octubre se los debemos. 

Seguramente usted que lee este post y votará por el NO, considerará que estas son las palabras típicas de los del SI, pero lo invito a que al menos lea el acuerdo, entienda que esto fue una negociación no una rendición, que no podemos ser tan HIPÓCRITAS de rasgarnos las vestiduras hablando de lo ofendidos que nos sentiríamos al verlos en el senado, cuando hemos vivido algo llamado: parapolitica. 

Es increíble que los argumentos del NO son siempre los mismos, es hora de construir algo diferente, porque si usted que me lee está convencido de la negativa a estos acuerdos, está en su derecho pero hágalo con argumentos y no repitiendo como loro mojado algo que ni siquiera ha leído.

Realmente me ha sorprendido que desde que hice publico mi intención de voto para el SI, he recibido en mi cuenta de Twitter toda clase de improperios, me han tratado de terrorista, manipulafora, prostituta y vendida. A esto solo puedo pensar que el gran problema de Colombia jamás fueron las farc, el gran inconveniente siempre fue la gente que cree que todo debe resolverse a las patadas.

Yo decidí darle una oportunidad a la esperanza ¿y usted? 

lunes, 27 de junio de 2016

¡Por favor quédate Messi! Perdón desde Colombia

Perdí la cuenta de las veces que he llorado con las declaraciones de Messi, las fotos en Redes Sociales de gente expresándole su apoyo y por último el vídeo de un niño pidiéndole que no se vaya me ha hecho sentirme muy sensible y hasta impotente.

Amo el fútbol demasiado, desde que tengo uso de razón, he llorado, sonreído y me he puesto muy brava cuando el resultado no es el que yo quiero, es simple, para mí no existe un deporte que genere tanta pasión, pero desde ayer he pensado que puede sacar lo peor en una persona, yo no logro entender cómo en Argentina no pueden ver lo que España si vio, es más lo que yo veo cada vez que lo veo jugar.

Un mundial de fútbol no será nada sin Messi, así de simple, no puedo creer que gane la prensa, los fanáticos o los estúpidos que se creen con derecho de opinar con tanto odio sin siquiera haber tocado un balón en su vida, que son tan vacíos que no pueden recurrir a otra cosa que acabar con un muchacho que se ha hecho "matar" por un país que no le ha dado nada nunca.

Hoy leí a muchos llamándole "berrinchudo", "pateletudo" o lo que me saco de quicio aún más, "débil", ¿en serio? y lo que me parece aún más patético comparando su situación con renuncias a trabajos comunes, por Dios Santo.... La presión que viven en sus trabajos no es NADA, léase bien, NADA, comparado a lo que viven los jugadores de fútbol, son ellos quienes soportan las frustraciones de la gente del común, ellos aguantan comparaciones, reflectores y que se les considere robots, porque para el fanático ellos no pueden fallar, así de simple.

Me fue inevitable recordar a fanáticos burlándose de la muerte de Andrés Escobar, a la cantidad de veces que un "periodista" deportivo llamó a Leonel Álvarez "el paquidérmico", o cuando al gran capitán Mario Alberto Yepes le decían el vejestorio, repetían hasta el cansancio: "¿A qué va a ir a un mundial el vejestorio"? Porque aquí en Colombia el único periodista que acompañó y respetó a Yepes se llama Hernán Pelaez.

No Colombia, no eres diferente a Argentina, no mereces a Falcao, a James, Ospina y demás, porque recuerdo perfectamente leer improperios contra nuestro arquero después de la derrota con Chile, yo en verdad intento creer que esta sociedad tiene arreglo, pero al parecer no.

Retomando el caso de Messi, no creí jamás que llegaría el día en que se cansaría y con él Mascherano y el Kun, no pensé que vería esto, llámenme exagerada pero me duele el alma, en serio. Me encantaría que Messi pudiera leer esto, pues no soy argentina, solo soy una colombiana que ama el fútbol y a él como ningún otro jugador en el mundo entero.

Este es mi mensaje para Messi: Messi por favor vuelve a la selección argentina, el mundial no vale la pena sin ti, el fútbol te necesita, sé que Argentina no te merece, te fallaron pero te extrañaremos, por favor no puede ganar la prensa y la estupidez de los fanáticos.

Y no sé si es posible, lo desconozco, pero me encantaría que la selección española se lo llevara, pero por culpa de los argentinos no podemos pagar los que lo amamos. 

Messi siempre serás grande, el mejor de este mundo, disculpa a esta sociedad que pretende ahogar sus frustraciones y miedos en ti, perdona a Argentina por exigirte cuando no te han dado nada. 

Mientras todos se burlaban de una enfermedad que ignoran, mientras tú seguías luchando por darle una alegría a un país que te desconoce. Por favor, perdónalos.

Quédate por los que amamos el fútbol, por los que nos llenas de alegría cada vez que estás con un balón.

miércoles, 15 de junio de 2016

La "normalidad" que asesina

El domingo cuando entré a Twitter, esperaba reírme con algún meme o quizás ver qué decía la gente sobre los partidos de la Copa América, pero no fue así, me topé con el asesinato de 49 personas en un bar gay de Orlando, Florida. 


Inmediatamente sentí mucha tristeza, rabia y ganas de no vivir en este mundo, luego pensé: "un momento ¿Florida? ¿No son el país más libre? ¿aquel que pregona un entendimiento por la diversidad?" y eso me llevó a otro pensamiento: "si esto pasa en la potencia del mundo ¿qué más no habrá pasado en Colombia y ha pasado desapercibido?
Foto de:
https://es.pinterest.com/pin/551972498060741263/
Pensé en cada persona LGBTIQ que he conocido, aquellas que guardo en mi corazón, la cantidad de veces que he ido a bailar a un bar gay, los artículos que he escrito en su defensa; pero especialmente vino a mí una sensación de "culpa", porque siendo heterosexual no hallo cómo explicarle a esta comunidad que aquellos que se consideran "normales" han sido aparentemente más fuertes que los que consideramos que el amor siempre es más fuerte, cómo les puedo pedir perdón por tantos años de dolor, segregación, tristeza y decepción de una sociedad que no hace lo mínimo que es RESPETAR. 

Estoy más que segura que nunca se ha tratado de esperar que se esté de acuerdo, pero sí del respeto. Es simple, si no quiere ver a dos personas del mismo sexo besándose, tápese los ojos o no frecuente ciertos espacios. Es decir haga su vida. Para resumir este punto diré: NO ES UN FAVOR QUE SE RESPETE A LA COMUNIDAD LGBTIQ, ES UN DERECHO. NO BUSCAN QUE USTED LOS AME O LOS COMPRENDA, solo que los dejen en paz. 

El domingo me pregunté demasiado ¿cuándo empezó esto? Y honestamente me es inevitable pensar que esto arrancó cuando varios curas, monjas, pastores y demás representantes de las religiones afirmaban con vehemencia en sus sermones que era "antinatural" ver a dos personas del mismo sexo besándose, que el concepto de familia solo le pertenece a los heterosexuales, que son enfermos, entre otros tipos de palabras y frases que me da pena ajena repetir. AHÍ EMPEZÓ TODO, estoy segura.

Chistecitos flojos de decir: "¿quién hace de mujer en la relación?" O "es que son todas delicaditas y machorras", lo único que logra es ponerle el lado cómico a algo que no lo tiene. NO ES CHISTOSO, ni coherente. 

Pero esta vez siento que la discusión no es si se acepta o no, ahora se trata de asesinatos, de alguien que acabó con ilusiones, sueños y la confianza de vivir en un mundo mejor ¿con qué derecho? 

No fueron vidas de gays, lesbianas, bisexuales, transgénero, intersexuales, queer, etcétera, las que acabaron la madrugada del domingo, estamos hablando de VIDAS HUMANAS. 

Al ser humano lo mueve el amor, la diversión, los sueños de crecer y la ilusión de conocer la fuerza que mueve el mundo, pues, estoy casi segura que esas personas antes de morir no lograron comprender cómo su forma de amar fastidia tanto el mundo cómo para querer verlos muertos. 

www.idiologic.com
Me gustaría saber si llego a tener hijos ¿cómo les voy a explicar que exista gente tan animal como este asesino en el mundo? En realidad no lo tengo claro, solo sé que me esforzaré en enseñarles que el amor es respeto, tolerancia, que la "normalidad" es solo un invento de una sociedad vacía y le repetiré hasta el cansancio que cuando hay respeto, no hay lugar para las ofensas ni para albergar rencor. 

 Lo más importante es que si llego a ser mamá y mis hijos son heterosexuales, gays, lesbianas, bisexuales, transgénero, intersexuales, queer, etcétera, tendrán todo mi apoyo, sin ningún tipo de condición porque los amaré sin restricciones. A la final, se enamorarán y yo celebraré todas sus uniones, matrimonios y deseos de formar familia y juro por lo más sagrado que si alguien quiere ofender a mis hijos por su condición sexual, identificación de género, encontrarán a una mujer poco amable y sin ganas de entender la estupidez humana. 

Comunidad LGBTIQ, tengo mucha tristeza por esta situación, aunque siempre he sido luchadora por su causa y derechos, no puedo evitar querer pedirles perdón por tanto dolor. Nada les devolverá estas vidas, lo sé, pero de mi parte siempre habrá un gran grano de arena para romper paradigmas estúpidos

lunes, 23 de mayo de 2016

La Negra y yo.....

De niña nunca supe lo que era llegar a casa y ver a un animal moviendo su cola por mi o pasando por en medio de mis piernas para demostrarme su cariño, mis papás no son muy amigos de las mascotas en casa, y no porque sean malos con los animales o algo por el estilo, sino porque no pueden con el desorden y los olores, no los puedo culpar, es su decisión.

Sin embargo, yo siempre quise una mascota, era uno de mis grandes deseos, en mi cabeza siempre estuvo tener un perro, pero en realidad jamás pensé en los gatos. Por una razón que desconozco, le tenía miedo a los gatos, no los comprendía, de una u otra forma me transmitían algo de desconfianza, eso sí, siempre los respeté y en especial a aquellos que los tenían en su hogar, porque uno no puede ser abusivo y meterse a opinar en esos temas, cuando no es la casa de uno.

Pero como la vida siempre se encarga de ponerle experiencias que le cambian a uno ciertos argumentos, hace unos meses, entró a mi vida una hermosa gata que al principio no sabía cómo hablarle, acariciarla, ni siquiera tenía claro cómo debía mirarla. 

Pero me hizo comprender porqué dicen que el lenguaje del amor rompe cualquier barrera, creo que ella llegó a mi vida para demostrarme por qué los gatos tienen una forma de amar que deberíamos practicar y ejercer los humanos: Desinteresada, libre y sin pretensiones.

Al principio éramos distantes la una de la otra, nos asustábamos cuando nos veíamos, nos analizábamos, etcétera, pero sin darme cuenta ella se estaba ganando gran parte de mi corazón con el paso de los días.

La primera vez que nos miramos la una a la otra, sentí un sin número de cosas que desconocía, no sabía que un gato podía generar tanto amor, en realidad, era un escenario que yo jamás había vivido.

Recuerdo como si fuera ayer, la primera vez que pasó su cuerpo entre mis piernas, cuando dejó que la consintiera, cuando pude besarle su nariz, es una sensación absolutamente maravillosa, excepcional. 

Me derrito de amor cuando estoy sentada y le gusta dirigirse a mi para que le consienta su cabeza, se convirtió en un logro personal cada momento a su lado.

Dicen que ellos lo sienten todo, en especial el alma, algunas personas me han comentado que ellos perciben la energía de uno, por eso, cada vez que me recibe comida o simplemente se acerca a mí, siento que mi interior le agrada, percibo que se siente cómoda y yo me siento tan feliz.

En alguna oportunidad yo estaba muy triste, como algo desesperada, al decir verdad, no sé cómo pero ella lo sintió y durmió a mi lado todo el tiempo, sentí que me observaba, quizás los incrédulos duden lo que voy a decir, pero no hubo nada más reconfortante que verla ahí a mi lado. Ella no buscaba nada, ni siquiera que la consintiera, solo quiso hacerme sentir su presencia, su fuerza.

Hay días que no puedo verla y la extraño, me hace falta sentirla, en serio alguien debió advertirme que uno podía llegar a sentir tanto amor por estos animales. Ahora comprendo absolutamente a aquellos que afirman que quién no habla del amor de los gatos, es porque no los ha tenido.

Nuestra relación es complicada porque a veces quiero tenerla cerca tanto tiempo que ella se desespera de mi intensidad y me araña, es que a veces puedo ser muy intensa, pero el amor por esta chiquitina llega a tal punto que no me importan sus garras, todo lo contrario me hace sentir que ahora tengo a un ser que le gusta hacerme ver sus argumentos gatunos.

¿Qué es lo que más le he aprendido? La esencia del amor, el amor no debe ser restrictivo, este sentimiento debe ser libre, espontáneo, nadie tiene por qué acariciarnos por obligación o acercarse a nosotros porque creamos que lo merecemos; simplemente el amor está lleno de libertad y por mi experiencia reciente, los gatos aman sin necesidad de estar encima de uno todo el tiempo. ¡Qué forma más sana de amar!


Ella, la Negra, fue quien vino a enseñarme lo que significa la independencia y me derrito cada que la veo, sus bigotes, su cola, su carita, su nariz, todo me parece digno de admirar y hace que yo quiera verla crecer mucho más. ¡GRACIAS NEGRA traviesa!

miércoles, 3 de febrero de 2016

El estereotipo de la normalidad

Llevo varios años pensando lo que significan los esterotipos asociados al género y al rol que éstos dos tienen en la sociedad, creo que haber trabajado con la comunidad LGBTI me permitió ir más allá de unas “simples” siglas.

www.arteycultura.com.mx
Adicionalmente, la película PRIDE, empezó a generar en mi un deseo incesante por entender sí en realidad se estaba trabajando para dar igualdad, o sí por el contrario entre unos y otros nos estábamos sesgando aún más. 

Alguna vez escuché a alguien decir: “Los negros son más racistas que los mismos blancos ¿por qué se molestan tanto cuando se les llama negros? ¿no serán ellos mismos los que le han dado un tono despectivo a este atributo que solo califica el color de su piel?”. ¡Quizás tenga razón!

Eso me llevó a pensar por qué los heterosexuales consideran tener la potestad y casi la última palabra en lo que significa ser “normal”, pero inmediatamente también pensé ¿y si existiera una parte de la población LGBTI que no quisiera recibir comprensión, ni ningún tipo de ayuda por parte de los ‘H’?

tacticaltech.org
Aún no tengo las respuestas, solo tengo el presentimiento que en unos años los seres humanos se enamorarán de lo que hay en cada persona independientemente del sexo que tenga cada una de ellas.

Aún me cuesta entender por qué insistimos hasta la saciedad que somos la generación diferente, inclusiva, comprensiva y LIBRE pero nos empecinamos en encajar en una de estas letras, nos matamos por ser normales y por encajar en el “deber” ser.

Me he dedicado a leer diferentes tipos de documentos sobre los estereotipos en cuánto al rol y género, debo aclarar que no pretendo dar una conclusión definitiva, ya que no la tengo, solo busco exponer una situación que he conocido desde hace ya bastante tiempo.

Bueno, entrando en materia, hace unas semanas escuché a unos compañeros decir: “Es lindo ver a unas lesbianas besándose, en cambio es como “raro y desagradable” ver a dos hombres haciendo lo mismo, los bisexuales son indefinidos, no saben lo que quieren, solo lo son por moda y los que están con ellos más raros aún”. ¡Vaya, cuánto conocimiento y profundidad en estos argumentos!

Escuchar esto me hizo pensar que el machismo ha permeado esferas que sorprenden, ¿qué es lo que hace “lindo” ver a dos mujeres besándose, pero en cambio, si dos hombres lo hacen es “feo”? En una opinión muy personal, considero que esto se debe al “poder del falo”, somos una sociedad que depende de eso, pero lo que me parece aún más preocupante es que nos parece correcto que sea así.

Personalmente, soy de las que les parece hasta incómodo que la tomen de la mano en la calle, sea quien sea, y más molesto aún me parece ver esas parejas besándose en la calle, en ese orden de ideas, sea pareja hetero o no, deberían respetar el espacio íntimo de cada quién.

Después de oír esta conversación, me quedé pensando: “¿Qué es normal?”, lo que se considera normal lo ha impuesto la Iglesia y sus creencias, ¿estamos todavía entonces en la edad medieval?

En aquella epoca se afirmaba lo siguiente: “La Iglesia es la única institución ESTABLE en medio de constantes conflictos que debilitan el poder civil”[1]. Siendo así, no hemos evolucionado mucho, porque el primer argumento con el que se pretende debilitar la existencia de las personas LGBTI es que son anormales, que así lo dice la Biblia, pero en este libro también se dicen cosas que no se han probado, además las relaciones sexuales y sentimentales de aquel entonces eran también bien diversas.

Volviendo al presente, los estereotipos siempre me han inquietado, porque he intentado escapar de éstos en cada momento de mi vida, por ejemplo, el día que vi la escena de la película ‘Titanic’, en la que Kate Winslet antes de tomar la decisión de irse al lado de Jack, se queda mirando a una niña de unos cinco o seis años a la que la mamá la obliga a sentarse de determinada manera y “cumplir” con lo que “debe ser” una mujer, me quedé pensando que los estereotipos no son exclusivos de la preferencia sexual, van mucho más allá.

kathmandupost.ekantipur.com
Los estereotipos de género se definen como “imágenes exageradas y simplistas que se tiene sobre una persona o grupo de personas”[2], entre tanto los roles de género legitiman la creación de estereotipos que asignan a hombres y mujeres ciertos valores y capacidades.

Es importante detenernos a pensar cuáles son esos estereotipos que se nos imponen en nuestros primeros años de vida, las niñas solo deben vestir de rosado, debe usar tacones, es obligatorio que se maquille, debe cruzar las piernas al sentarse y cuando crezca debe dejarse conquistar, jamás dar el primer paso ella, es obligatorio que la recojan, la dejen en casa y así.

Por su parte, a los niños se les debe regalar ropa color azul, solo pueden jugar con carros, deben “comportarse” como “hombrecitos”, ser dominantes, jugar fútbol y al crecer deben llevar corbata, hablar de determinada manera y en conclusión liderar la “manada”.

Si se fijan hasta este punto no he tocado el tema de las preferencias sexuales, porque incluso una mujer heterosexual puede vivir presa de todo lo que he mencionado anteriormente, porque les garantizo que existen mujeres que desde el momento en que nacieron han necesitado y buscado ser diferentes; no se sienten cómodas con el “deber ser” de la mujer tradicional. Así mismo, le pasa al hombre porque si es más “sensible de lo normal” tiene garantizadas burlas y humillaciones en su niñez y adolescencia.

sobreviviendoaloquesoy.wordpress.com
De hecho, hay mujeres heterosexuales que se sienten más cómodas en el mundo gay porque en él pueden ser libres, no necesitan ser conquistadas para hallar su realización e incluso aman a personas que pertenecen a la comunidad LGBTI, no se identifican con el accionar de su comunidad heterosexual, hay muchas más de las que usted pueda imaginar. ¡Créame!

Frases como, “Mucha nena” o “¡Ay! Parece una mujer”, solo por mencionar algunas, hacen aún más grande estos estereotipos sobre la debilidad de la mujer y la fortaleza del hombre, es ahí donde empieza la falta de respeto hacía la libertad del otro y de ese mismo lugar parte la homofobia.

Si bien en este post no pretendo ahondar en la palabra homofobia, no porque no sea importante, sino porque eso es tema de otro texto y que requiere un análisis mucho más profundo, aún así si se me hace importante aclarar que para ser homofóbicos no se necesita lastimar fisícamente a alguien, con el solo hecho de pensar que la comunidad LGBTI es enferma o mirarlos con desagrado cuando expresan su amor, eso ya los hace homfóbicos.

Habría que preguntarnos entonces, cómo romper estos estereotipos, es responsabilidad de la familia alejarse de la palabra “normal”, para empezar a formar en la palabra libertad, aquella en donde se puede decidir con responsabilidad. Los hijos no están para cumplir los sueños de los padres, sino para cumplir el de ellos.

Hace unas semanas leí la columna del periodista Adolfo Zableh, en la que reconoce haber sido víctima de abuso sexual a sus cinco años, menciona una frase que aún retumba en mi cabeza: “Hay mucha gente rota jugando a estar bien, quizá por eso el mundo está hecho mierda”. Se me clavó en la piel esas palabras porque empecé a preguntarme cuántas de esas personas LGBTI con las que he compartido no pasaron gran parte de su vida intentando encajar.

pinterest.com
No busco dar una conclusión definitiva de este tema, no la tengo, solo pretendo exponer hasta dónde pueden llegar a afectar los estereotipos que todos tenemos en la cabeza y cómo el rol del género que supuestamente nos representa en realidad está muy lejos de generar identidad.

Solo somos seres humanos que respondemos a un mundo de sentimientos, emociones, deseos y necesidades, todo esto nos lleva a comportarnos de una u otra forma, quizás el día que entendamos que las diferencias no son malas, son solo eso diferencias, el día que nos alejemos de lo natural, anti natural, bueno o malo, empecemos a evolucionar como raza.

Insisto, en un tiempo no muy lejano las pesonas se relacionarán y amarán por lo que hay en cada ser, independientemente del sexo con el que se identifiquen, porque el tener un pene o una vagina no define a nadie como hombre o mujer.

¿Qué tan aparentemente normal es usted? Remítase a sus primeros años de vida y reflexione.


[1] http://www.xtec.cat/~jgonza51/segundo/antiguo4.htm
[2] http://unaf.org/saludsexualparainmigrantes/como-afectan-los-estereotipos-de-genero-a-la-sexualidad/