martes, 18 de agosto de 2009

VEINTE AÑOS DESPUÉS DEL ASESINATO DE GALÁN


"Le pido que asuma las banderas del liberalismo que dejó mi padre", estas fueron las palabras que pronunció el hijo de Luis Carlos Galán Sarmiento, Carlos Fernando Galán Sarmiento, al ex presidente, César Gaviria, días después del atentado a su padre, hecho que convocó a colombianos en torno a una sola causa, expresar su inconformismo con la justicia de este país y con el narcotráfico, que había cegado la vida de un líder que fue tan magnífico y popular, como en su época lo fue Jorge Eliécer Gaitán.

El ex líder del desaparecido Partido Político Nuevo Liberalismo, hubiera cambiado la historía de este país, porque sin pensar en las consecuencias se enfrentó abiertamente al narcotráfico, en un país donde para aquella época esta actividad regía todas las decisiones políticas y judiciales que se llevaban a cabo en el país.

Cinco años antes, también muere violentamente el ex ministro de justicia, Rodrigo Lara Bonilla, quien desde el momento que asume este cargo, tenía un objetivo claro, fomentar la extradición para todos aquellos que patrocinaran las actividades del narcotráfico, y nuevamente este asesinato quedo impúne, lo que nadie esperaba era que el crímen de Galán también quedaría de la misma forma, como sucedió con el asesinado Jaime Garzón.

Fue uno de los políticos más jovenes en la historía del país, siendo Ministro de Educación a los 26 años de edad, además de ser considerado uno de los más prominentes pensadores e intelectuales de la época, a tal punto que fue "adoptado" en lo que a intelectualidad se refiere por el ex presidente, Carlos Lleras Restrepo, pero fue en el municipio de Oiba, Santander donde es electo concejal, con lo que se inicia en firme su carrera política, y en 1978, logra un puesto en el Senado de la República, ese mismo año Lleras anuncia su retiro del partido liberal, hecho que hizo que muchos colombianos vieran en Galán una nueva esperanza, sobre todo en 1979 cuando funda el Partido Nuevo Liberalismo.

Colombia lo adoraba, sus manifestaciones siempre estaban atestadas de gente, y sus discursos con el paso del tiempo, se volvieron más airados y sin ninguna clase de contemplación en contra de personajes tan influyentes en la sociedad colombiana, como Pablo Escobar y sus aliados. En cada palabra de sus discursos se percibía un deseo inmensurable por derrotar "ese enemigo oscuro y violento que acecha a Colombia", así definía Galán al narcotráfico y su impacto en el país, frases que con el paso del tiempo lo llevaron a ser señalado como "obstáculo" para el crecimiento del narcotráfico en Colombia.

Su gran ejemplo e ídolo fue el fallecido líder, Jorge Eliécer Gaitán, quien fue asesinado casi de la misma forma y que también generaba altos índices de popularidad y aceptación en el país, pero una vez más Colombia se quedó sin un político, que inmortalizó la frase "Yo no soy un hombre, soy un pueblo".

Y justo hoy, cuando el asesinato de Galán estaba a punto de precluír, por fin se abrió una brecha de esperanza, ya que se dictó orden de aseguramiento preventiva, contra el ex director del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), Miguel Maza Márquez, por homicidio agravado en el crímen del ex candidato presidencial.

Horas antes de que este caso precluyera después de 20 años sin conocer a los autores intelectuales y sus colaboradores, la Fiscalía decidió que este homicidio sería catalogado como un crímen de lesa humanidad, ya que significó el exterminio de todos los líderes del partido político Nuevo Liberalismo.

Con su muerte, los ideales de Carlos Galán Sarmiento, no murieron, por lo contrario se hicieron más fuertes, y la vida de los narcotraficantes después de su asesinato, les fue un poco más díficil, y sus palabras han permanecido vigentes por generaciones enteras.

Pero definitivamente veinte años, ha sido mucho tiempo para empezar a esclarecer los cómplices y autores intelectuales de este crímen, que cegó la vida de un hombre que se enfrentó abiertamente a una actividad delictiva, que ha ensombrecido la imagen del país, como lo es el narcotráfico.

¡NI UN PASO ATRÁS SIEMPRE ADELANTE!


No hay comentarios:

Publicar un comentario