domingo, 20 de diciembre de 2009

MUJERES Y EL BALÓN CAMPEÓN


Después de un reñido partido, en el que Leonel Álvarez y el "Teacher" Guillermo Berrío, dieron todas las indicaciones posibles a sus respectivos jugadores para llevarse la tan anhelada Copa Mustang, tanto amarillos como rojos, lo dejaron literalmente todo en la cancha del Atanasio Girardot, en Medellín.

Esta lucha de titanes dejo a un solo ganador, "el poderoso de la montaña", que en su casa se llevó la quinta estrella, de manos de un Leonel más maduro, pero igual de humilde y líder, como lo veían y admiraban muchos hinchas de la Selección Colombia de los 90´s.

Sin embargo, Huila dejó claro que no venía a Medellín a rendirse por el triunfalismo que se le otorgaba al equipo paisa, ellos tenían con qué ganar el campeonato, y si que lo demostraron, cuando al minuto 42 el cuadro opita lograba empatar la serie con la anotación de Ervin Maturana; sin embargo, el gran goleador Jackson Martínez y Luis Fernando Mosquera se encargaron de darle la felicidad a la hinchada del poderoso, cuando en el segundo tiempo enderezaron un partido que estaba algo enredado.

Pero como la función primordial de este blog es otorgar a los sucesos cotidianos una mirada femenina y alternativa, pues en el marco de la quinta estrella del Medellín, decidí analizar cómo celebran las mujeres los triunfos de su equipo predilecto, o cómo sufren las derrotas del mismo.

Sorpresivamente, entre 7 mujeres que tuve la oportunidad de observar, 5 de ellas viven el fútbol con una efusividad superior a la de los hombres, la razón primordial para que esto se de así, es que muchas veces ellos mientras observan las jugadas, piensan en los nombres exactos de los jugadores que hay en el banco, las jugadas y los populares 4, 4, 1 ó 3,1,1.

En cambio, se debe reconocer que algunas piensan ¿por qué pasan tan rápido esos 90 minutos?, ¿por qué no hacen goles?, ven todo como falta y cuando el partido se está poniendo algo complicado, deciden no ver más o recordarles a cada uno de los jugadores toda su casta familiar.

Indiscutiblemente, la mayoría de mujeres no ven el mundo futbolístico igual, pero sin duda lo disfrutan con cada uno de sus músculos, y de esta forma, pues ellas cumplen con el objetivo primordial, de uno de los deportes más apasionados del planeta: Divertir!

Al ver las folclóricas celebraciones futbolísticas femeninas, recuerdo a mi madre que por ser fan número 1 de Leonel Álvarez, recorrió todos las habitaciones del apartamento, ya que creía que así le daba más energía a "los muchachos del medellín", amuleto que efectivo o no, le funcionó para después celebrar el anhelado triunfo paisa.