jueves, 28 de enero de 2010

"Más ideas digitales, menos herramientas"


En la actualidad, la sociedad invierte la mayor parte de su tiempo en las "novedosas" redes sociales, esas que permiten intercambiar información laboral y personal con seres humanos en todo el mundo, eso sin mencionar que gracias a éstas se puede ser fanático o seguidor de una causa en común.

Sin embargo, en lo que se refiere a la Web, no todo está dicho, la realidad es que aproximadamente un 50% de la sociedad considera que manejar estas redes sociales, es tener Facebook, etiquetar fotos y unirse a los diferentes grupos que allí se promocionan, cuando se desconocen las amplias herramientas digitales que éstas ofrecen, aunque al decir verdad, éstas se hacen nulas sino vienen acompañadas de conocimiento y grandes ideas.

Eso sin mencionar, el gran número de personas que consideran que con cursos virtuales del SENA, edición de videos o la actualización de un blog (bastante mediocre), ya conocen todo lo que debe saberse sobre herramientas y periodismo digital, cuando la realidad, es que en la Web se necesita tiempo, estrategia y dedicación; como diría el gran maestro del teatro, Constantin Stanislavsky "se necesita un 98% de transpiración y un 2% de inspiración".

Es bastante indignante el término Periodismo Ciudadano, ya que con esas dos palabras se ha logrado difundir la teoría de que TODOS PUEDEN SER PERIODISTAS, situación que ha generado un total desconocimiento por la profesión del comunicador social, sin mencionar que la supuesta calidad de videos, fotos e incluso textos que son publicados en la Web, por parte de Reporteros Ciudadanos es extremadamente deficiente.

Zapatero a sus zapatos, esta frase coloquial se ha convertido en una de mis predilectas, así que cada día busco leer, y aprender todo lo que me sea posible del mundo digital, un escenario que consideraba bastante difícil para una reportera de corazón, sin embargo, los avances, diseños, herramientas y numerosas ventajas de las redes sociales, fueron generando un deseo incontrolable por aprender más de la comunicación digital.

La Web es mucho más que hacer uso del popular Messenger, correo electrónico o Skype, se trata de crear contenidos efectivos, sencillos y aplicables para cualquier persona que desee hacer parte activa del mundo digital, es como diría un gurú de la Red en Colombia "En Internet lo que se necesitan son buenas ideas y no tantas herramientas".

martes, 26 de enero de 2010

¡Ya estaban olvidados!



Escombros y destrucción, son las palabras que más se escuchan en Haití desde el pasado 12 de enero de 2010; las cifras y los números de las víctimas aumentan con el paso de los días, y el futuro es tan incierto como complicado. Hace unos años, de ese país no era mucho lo que se conocía, excepto sus condiciones precarias tanto económicas, como sociales.

Reconstruir este país será más difícil de lo que se piensa, ya que no solo se trata de las nuevas viviendas que se otorgarían para aquellos que lo han perdido todo, sino también la reconstrucción de escenarios gubernamentales que velen por el bienestar de aquellos que sobrevivieron a las inclemencias de la naturaleza.

Sin embargo, es costumbre que este tipo de inclemencias sean narradas y transmitidas casi las 24 horas del día, cuando recién suceden, pero al pasar las semanas e incluso los meses, las distintas esferas sociales y políticas olvidan las necesidades de estos pueblos.

Aunque el objetivo real de estas ayudas debería ser educar para volver a empezar, lo cierto es que, a veces, la solidaridad está mal entendida, no se trata solo de las nuevas casas y escuelas que se construyan en el sitio, implica ocuparse de lo urgente¨: Como en las personas que SOBREVIVIERON y no hallan el camino para seguir adelante, en vez de pensar solo en aquellos que quedaron atrapados por los escombros.

Las redes sociales han significado un gran apoyo para todas las víctimas en Haití, ya que no solo se trata de grupos o páginas de fanáticos, en pro de los damnificados, sino también de estrategias y pasos específicos para ayudar a esta población.

Colombia no se ha quedado atrás, y a pesar de ser considerado un país en "vía de desarrollo" (apelativo que me parece demasiado consolador y mediocre), ha creado campañas por parte del mismo gobierno y de la Cruz Roja colombiana, con el fin de ayudar a la población vulnerable haitiana. Incluso en el Valle del Cauca, se lleva a cabo, un partido de fútbol amistoso entre América de Cali y el Deportivo Cali, en pro de los damnificados de este sector del mundo.

Encontrar el porqué de este tipo de desastres naturales, es ilógico, innecesario y hasta estúpido, pues eso sería como preguntarle a la naturaleza por qué se ensañó con una tierra que ya de por sí era olvidada por la comunidad exterior, lo realmente importante sería pensar si una calamidad como estas, puede significar un verdadero renacer.


miércoles, 20 de enero de 2010

"Virgen María tú que concebiste sin pecar, ayúdame a pecar sin concebir".



Hace tan sólo una década el sexo era un tema vedado para las mujeres, y pensar en orgías, striptease, y bares swinger, hacía parte de una utopía. Reconocer que el público femenino, también tenía necesidades sexuales, era casi un pecado.

Pero hoy, gracias a la "modernidad", el panorama es distinto, las mujeres acuden a los Sex Shop sin ningún tipo de remordimiento, y sorprender a los hombres con los disfraces eróticos que hacen parte de todas las fantasías masculinas, y de paso, sentirse satisfechas consigo mismas. Al fin y al cabo, se dice que ahora el sexo es más por placer que por procreación, quizás de allí surgió el dicho popular: "Virgen María tú que concebiste sin pecar, ayúdame a pecar sin concebir".

Pero con todo este auge sexual, se empezó a hablar de las mujeres adictas al sexo, aquellas que según los mismos médicos necesitan de un mayor número de experiencias sexuales, con el fin de incrementar su excitación y alivio, es una mezcla de necesidad física, psicológica y emocional.

Hoy, la pornografía no es exclusiva de los hombres, las mujeres también acuden a ella, incluso en momentos de "ocio". SIn embargo, aún no existe un punto de giro real, sobre el machismo sexual, aunque camuflado, de lo que nuestras parejas estables u ocasionales, esperan de las mujeres.

Todos y creo que sin excepción, esperan oír que nos gusta lo que nos hacen, o que no hay ningún amante como ellos, pero para llegar a ese punto deben plantearse una serie de diferencias, la primera que me parece la más importante es: tener sexo y hacer el amor no es lo MISMO, aunque no se puede negar que la pasión llega a confundirse con amor, y en algunos casos puede ser el primer paso para llegar a tan anhelado sentimiento.

La segunda es que no todas las mujeres sueñan con hallarse en una habitación llena de pétalos rojos, velas y vino, muchas aseguran sentirse más conformes con algo más atrevido y sin tanta majestuosidad, ¿o debo decir cursilería?

Los hombres se equivocan al pensar que siempre en todas las relaciones las mujeres mezclan sentimientos, error craso error, muchas veces al igual que ellos sólo se busca satisfacer una necesidad, y por eso firmemente creo que la monogamia va total en contra de nuestra propia naturaleza.

Y otro mito, que se espera los hombres quiten de su mente, es pensar que nos importa el tamaño, aunque no se puede negar que influye, pero no lo es todo, es igual que si tienes un algodón de azúcar en tu boca y ni siquiera sabes por donde empezar a comerlo, en la cama sucede exactamente lo mismo, si no hallas como usar lo que te otorgó la naturaleza.

El sexo, suele ser como un plato de buena comida, si a éste le das aderezos diferentes, la degustación se hace más placentera, esa puede ser la metáfora perfecta para que se afirme que una relación "alterna" perdura más que la "estable".

Somos expertas en fingir orgasmos, por supuesto, eso no tiene mayor ciencia, sucede que con el auge sexual femenino, por lo contrario el hombre se volvió más predecible, aunque existe tal vez uno que nunca se extingue...precisamente aquel que en un solo cuerpo llega a despertar todas las pasiones tanto las oscuras como las puras.


jueves, 14 de enero de 2010

CUATRO LETRAS DESCONOCIDAS Y REPUDIADAS


La primera vez que dije LGBT, recuerdo haber observado un desconocimiento total por estas letras, muchos me preguntaban: "¿Qué es eso?", algunos afirmaban con vehemencia, "Seguro es un nuevo grupo de música, o una sub cultura más, como los extintos candies o los tan de moda, emos".

Al decir verdad, quedé atónita al ver que en lugares como Suecia, y Canadá, conocen con gran profundidad los derechos y orígenes de la comunidad homosexual, lesbiana, bisexual, transgénero y travesti, mientras que en Colombia, no conocemos ni qué significan estas cuatro letras.

Si hablamos de historia, entonces deberíamos mencionar que los movimientos LGBT se originaron en su mayoría, con la popular historia del StoneWall, el popular bar en Nueva York, donde esta comunidad harta de los atropellos por su condición sexual, decidieron protestar, e inaugurar el tan conocido día del orgullo Gay.

Y la historia es necesaria, no digo que no, al fin y al cabo, "pueblo que no conoce su historia está condenado a repetirla", pero me parece más importante, insistir en que no somos la generación comprensiva, libre y mucho menos respetuosa a la diferencia, porque si fuera así no habrían comentarios como: "mucha loca, que asco esos manes" o el que me parece más frustrante de todos: "son anormales, no deberían existir".

Esta situación me hace plantearme el siguiente interrogante: ¿cómo podrán sentirse aquellos que luchan cada momento de su vida por ser supuestamente "normales" para que sus familiares y amigos los acepten?

Las épocas cambian no lo dudo, por eso me pregunto, ¿qué hubieron pensado los padres de dos o tres generaciones atrás, si en la mesa de noche de su hija, en vez de un cepillo, hubieran encontrado, los tan populares vibradores, seguramente también verían a su "niña" como anormal, algo que hoy es muy común, por supuesto en las mujeres que no son mojigatas y que como la cación de Kany García, les gusta "tener su amigo en el baño".

Los hechos e indices de homo fobia son preocupantes; por ejemplo en Barranquilla, de cada diez habitantes, ocho son repulsivos e intolerantes con la comunidad LGBT, el panorama en el aspecto educativo colombiano es aún más alarmante, siete de cada diez estudiantes rechazan a compañeros de orientación homosexua;l y en Colombia se desconoce la influencia negativa de estas actitudes.

No niego que este tipo de situaciones deben ser alarmantes para cualquier familia, pero sería más preocupante seguir instigando el rechazo a aquello que no comprendemos, incluso algunos medios de comunicación desconocen los hechos que han marcado esta comunidad, en términos comunicativos, educativos y formativos.

Como si esta problemática fuera poca, la realidad de los ´Trans´ es aún más complicada, no se conocen a profundidad sus necesidades, vivencias y conflictos, además de ser presas de los actos homofóbicos más violentos.

Y si hablamos de los bisexuales, pues es peor, porque se les desconoce en su totalidad, se les ofende y se les considera homosexuales camuflados, aunque a la fecha, gracias a los famosos de Hollywood, al menos han logrado si quiera que los conozcan.

No me considero la más practicante del catolicismo, pero la novela "Soy Gay por la gracia de Dios", del sacerdote colombiano, Miguel Manrique, me hizo pensar en que si es cierto que una "manzana podrida daña el resto", espero que una manzana buena contagie al resto.

Soy heterosexual tolerante a esta comunidad que me ha ayudado a ser más abierta de mente y de comportamiento, y definitivamente, si algún día tengo hijos, espero que sean felices y libres en su plena realización, así yo no los entienda. Además mujer que se respete, tiene un amigo gay, o sino quien nos acompaña a las horas infinitas de compras y nos aconseja de verdad, solo ellos.




miércoles, 13 de enero de 2010

AMOR: FRASE CLICHÉ


Suelo no escribir sobre temas tan emocionales, tal vez eso se deba a mi personalidad, o quizás al estilo de vida que me es más cómodo aceptar, sin embargo, situaciones de algunos allegados me hicieron pensar que era hora de dejar plasmado el panorama de lo que hoy todos llaman amor.

Una amiga mía, afirma haber escuchado la palabra amor más de una vez, y a su vez, verse presa de un inmenso dolor, porque hablar es fácil, demostrar, si es realmente complicado, o de pronto, los hombres pensarán que definitivamente las mujeres amamos diferente, o ¿será más bien que ellos son inteligentes al amar?

La típica frase: "no puedo vivir sin ti", me hizo pensar en cuántas veces dependemos y no amamos, es ahí cuándo recuerdo a Walter Risso, con su libro Los Límites del amor, en especial, el aparte que hace referencia a la independencia constructiva, en la que afirma que "la máxima no es: Te amo, luego existo, debería ser; me amo a mí mismo, luego puedo amarte".

Y según la historia, pareciera que somos las mujeres, las más expuestas a vernos presas de estas obsesiones, y como no hacerlo si es que creemos que para "atender bien" a la pareja se le debe cocinar, limpiar y obvio responder a sus "necesidades sexuales", aún cuando no queramos, o tengamos otra persona que supla, este tipo de actividades, porque la supuesta infidelidad (que para mi es un acto normal y natural en el ser humano), no es exclusiva de los hombres, solo que el público femenino lo hace de diferente forma.

Aún me cuesta entender, esa necesidad de afecto de todos los seres humanos, que llamamos amor, como si hiciéramos referencia a nuestro libro favorito o serie de televisión predilecta, este sentimiento no significa jurar fidelidad y protección interior, o soñar con ser Rapunzel para ser salvada, estoy convencida que prefiero una compañía a la dependencia, la lealtad a la fidelidad y el amor al enamoramiento.

Sé que como periodista, no debo buscar influir en las opiniones de nadie, solo exponer una realidad, pero en verdad me veo en la obligación de dejar en este texto, plasmada la siguiente reflexión: Mujeres, para amar también se necesita ser inteligente, no estar detrás de cada movimiento de ellos todo el día, ABURRE DEMASIADO, nadie es el centro del universo, ni nosotras, ni ellos; y lo más importante todos necesitamos un espacio de libertad y no se logra si se está todo el tiempo el uno con el otro.

Por favor, que la palabra amar no se vuelva la frase cliché, como todos los que repiten Dios te bendiga, el nos bendice por naturaleza ¿o no?

sábado, 9 de enero de 2010

HUMANIDAD EN EXTINCIÓN



El advenimiento del temido año 2012 ha generado numerosas películas, documentales, reportajes; algunos sin fundamento, otras con exceso de efectos especiales, pero lo cierto es que en la mente de los espectadores están: Day After Tomorrow (El día después de mañana), The Fifth Element (El quinto elemento), Armaggedon , y por supuesto la más reciente 2012, en la que se cuestiona el poder del dinero y la realidad de la raza humana en el aparente fin del mundo.

Todas estas producciones cinematográficas, tienen uno o varios héroes, que van desde el presidente de Norte América, hasta grandes científicos y astronautas, que siempre tienen la solución a todos los desastres de la naturaleza, pero a pesar de esas influencias de poder e intentos de supremacía humana, la realidad más importante es que existen varios interrogantes para todos los que habitamos este planeta.

Algunos de ellos se podrían definir en una frase: ¿Estamos en realidad listos para unir la raza humana en su esencia y libertad?, o quizás como lo muestran la mayoría de estas películas ¿solo seremos capaces de integrarnos cuando veamos nuestros casas destruidas y el mundo en el que habitamos reducido a escombros?

¿De dónde surgió la idea para que estas películas hoy no se vean tan irreales?, pues, de una sabia civilización, como los Mayas, que con su popular calendario, descubrieron que el 21 de diciembre de 2012, debido a una alineación de los planetas, la tierra colapsaría, o simplemente el mundo dejaría de ser como lo conocemos.

La conclusión más importante después que uno ve este tipo de películas, es que la mayor parte del tiempo, nos pasamos la vida pensando en lo que acumularemos, en cuánta plata tendremos para darle un bienestar a nuestros familiares, pero pocas veces pensamos si estamos haciendo lo correcto para si quiera tener un lugar donde habitar.

Así que, por ahora cumpliré con cerrar la llave mientras me enjabono en la ducha, desenchufaré los electrodomésticos cuando no los esté usando y prometo leer más las populares páginas "verdes".

martes, 5 de enero de 2010

PESIMAMENTE MODERNAS






Recientemente, el Distrito mostró a la ciudadanía unas cifras realmente alarmantes, 500 niñas entre los diez y catorce años de edad, son madres solteras, algunas por abuso sexual y otras por falta de educación, una vez más parece no tener resultado las miles de campañas por parte de Profamilia y otras entidades, para crear conciencia en jóvenes y padres de familia.

Contrario a lo que piensan los expertos en la materia, debates y posiciones encontradas como las del derecho al aborto, el uso de la píldora del día después y la negativa constante de la iglesia católica al uso del condón, lo único que ha dejado es mayor confusión y aumento en las cifras de embarazos y enfermedades venéreas.

Lo realmente preocupante y traumatizante, no es el embarazo como tal, al fin y al cabo el cuerpo siempre se acostumbra, el verdadero interrogante es: ¿Qué clase de educación recibe un niño que llega al mundo en estas condiciones?, ¿Qué puede esperar de una madre que ni siquiera ha llegado a la etapa supuestamente madura de la vida?

En estos casos, no se trata de pensar en la modernidad de los tiempos futuros, se trata de analizar cuál sería el objetivo específico de traer más seres al mundo, para que sufran las mismas cosas que no queremos del mundo en el que vivimos.

O como asegura Andrea Osorio, Coordinadora de Proyectos Educativos, "se nos ha olvidado la labor tan importante de la mujer en el mundo", además asegura que realmente desconocemos el verdadero significado de la palabra modernidad.