miércoles, 13 de enero de 2010

AMOR: FRASE CLICHÉ


Suelo no escribir sobre temas tan emocionales, tal vez eso se deba a mi personalidad, o quizás al estilo de vida que me es más cómodo aceptar, sin embargo, situaciones de algunos allegados me hicieron pensar que era hora de dejar plasmado el panorama de lo que hoy todos llaman amor.

Una amiga mía, afirma haber escuchado la palabra amor más de una vez, y a su vez, verse presa de un inmenso dolor, porque hablar es fácil, demostrar, si es realmente complicado, o de pronto, los hombres pensarán que definitivamente las mujeres amamos diferente, o ¿será más bien que ellos son inteligentes al amar?

La típica frase: "no puedo vivir sin ti", me hizo pensar en cuántas veces dependemos y no amamos, es ahí cuándo recuerdo a Walter Risso, con su libro Los Límites del amor, en especial, el aparte que hace referencia a la independencia constructiva, en la que afirma que "la máxima no es: Te amo, luego existo, debería ser; me amo a mí mismo, luego puedo amarte".

Y según la historia, pareciera que somos las mujeres, las más expuestas a vernos presas de estas obsesiones, y como no hacerlo si es que creemos que para "atender bien" a la pareja se le debe cocinar, limpiar y obvio responder a sus "necesidades sexuales", aún cuando no queramos, o tengamos otra persona que supla, este tipo de actividades, porque la supuesta infidelidad (que para mi es un acto normal y natural en el ser humano), no es exclusiva de los hombres, solo que el público femenino lo hace de diferente forma.

Aún me cuesta entender, esa necesidad de afecto de todos los seres humanos, que llamamos amor, como si hiciéramos referencia a nuestro libro favorito o serie de televisión predilecta, este sentimiento no significa jurar fidelidad y protección interior, o soñar con ser Rapunzel para ser salvada, estoy convencida que prefiero una compañía a la dependencia, la lealtad a la fidelidad y el amor al enamoramiento.

Sé que como periodista, no debo buscar influir en las opiniones de nadie, solo exponer una realidad, pero en verdad me veo en la obligación de dejar en este texto, plasmada la siguiente reflexión: Mujeres, para amar también se necesita ser inteligente, no estar detrás de cada movimiento de ellos todo el día, ABURRE DEMASIADO, nadie es el centro del universo, ni nosotras, ni ellos; y lo más importante todos necesitamos un espacio de libertad y no se logra si se está todo el tiempo el uno con el otro.

Por favor, que la palabra amar no se vuelva la frase cliché, como todos los que repiten Dios te bendiga, el nos bendice por naturaleza ¿o no?

4 comentarios:

  1. la realidad plasmada en una columna, muy real lo que dices no pense leer un articulo de esta tematica escrito por ti :P

    ResponderEliminar
  2. Por favor sigue escribiendo sobre estos temas, que no son ni románticos, ni cursis, sino reales... Más de un hombre se sentiría aludido con el tema....

    ResponderEliminar
  3. bueno, tienes muchas razon en muchas cosas. libertad y a la vez sentimiento, en situaciones normales creo que tanto hombres como mujeres a veces la necesidad de sentirse querido por un minuto hace que el cliche se convierta en un lio del cual no podemos sali. buen articulo y ojala escribas mas sobre estos temas... ah por cierto... te quiero JAJAJAJAJA

    ResponderEliminar
  4. Muy bien plasmada la opinión. No comparto muchas cosas, pero es una opinión válidamente planteada. No obstante, suelen decir los expertos que las mujeres manejan un nivel de inteligencia emocional mucho más elevado que el de los hombres.

    Saludos.

    ResponderEliminar