jueves, 14 de enero de 2010

CUATRO LETRAS DESCONOCIDAS Y REPUDIADAS


La primera vez que dije LGBT, recuerdo haber observado un desconocimiento total por estas letras, muchos me preguntaban: "¿Qué es eso?", algunos afirmaban con vehemencia, "Seguro es un nuevo grupo de música, o una sub cultura más, como los extintos candies o los tan de moda, emos".

Al decir verdad, quedé atónita al ver que en lugares como Suecia, y Canadá, conocen con gran profundidad los derechos y orígenes de la comunidad homosexual, lesbiana, bisexual, transgénero y travesti, mientras que en Colombia, no conocemos ni qué significan estas cuatro letras.

Si hablamos de historia, entonces deberíamos mencionar que los movimientos LGBT se originaron en su mayoría, con la popular historia del StoneWall, el popular bar en Nueva York, donde esta comunidad harta de los atropellos por su condición sexual, decidieron protestar, e inaugurar el tan conocido día del orgullo Gay.

Y la historia es necesaria, no digo que no, al fin y al cabo, "pueblo que no conoce su historia está condenado a repetirla", pero me parece más importante, insistir en que no somos la generación comprensiva, libre y mucho menos respetuosa a la diferencia, porque si fuera así no habrían comentarios como: "mucha loca, que asco esos manes" o el que me parece más frustrante de todos: "son anormales, no deberían existir".

Esta situación me hace plantearme el siguiente interrogante: ¿cómo podrán sentirse aquellos que luchan cada momento de su vida por ser supuestamente "normales" para que sus familiares y amigos los acepten?

Las épocas cambian no lo dudo, por eso me pregunto, ¿qué hubieron pensado los padres de dos o tres generaciones atrás, si en la mesa de noche de su hija, en vez de un cepillo, hubieran encontrado, los tan populares vibradores, seguramente también verían a su "niña" como anormal, algo que hoy es muy común, por supuesto en las mujeres que no son mojigatas y que como la cación de Kany García, les gusta "tener su amigo en el baño".

Los hechos e indices de homo fobia son preocupantes; por ejemplo en Barranquilla, de cada diez habitantes, ocho son repulsivos e intolerantes con la comunidad LGBT, el panorama en el aspecto educativo colombiano es aún más alarmante, siete de cada diez estudiantes rechazan a compañeros de orientación homosexua;l y en Colombia se desconoce la influencia negativa de estas actitudes.

No niego que este tipo de situaciones deben ser alarmantes para cualquier familia, pero sería más preocupante seguir instigando el rechazo a aquello que no comprendemos, incluso algunos medios de comunicación desconocen los hechos que han marcado esta comunidad, en términos comunicativos, educativos y formativos.

Como si esta problemática fuera poca, la realidad de los ´Trans´ es aún más complicada, no se conocen a profundidad sus necesidades, vivencias y conflictos, además de ser presas de los actos homofóbicos más violentos.

Y si hablamos de los bisexuales, pues es peor, porque se les desconoce en su totalidad, se les ofende y se les considera homosexuales camuflados, aunque a la fecha, gracias a los famosos de Hollywood, al menos han logrado si quiera que los conozcan.

No me considero la más practicante del catolicismo, pero la novela "Soy Gay por la gracia de Dios", del sacerdote colombiano, Miguel Manrique, me hizo pensar en que si es cierto que una "manzana podrida daña el resto", espero que una manzana buena contagie al resto.

Soy heterosexual tolerante a esta comunidad que me ha ayudado a ser más abierta de mente y de comportamiento, y definitivamente, si algún día tengo hijos, espero que sean felices y libres en su plena realización, así yo no los entienda. Además mujer que se respete, tiene un amigo gay, o sino quien nos acompaña a las horas infinitas de compras y nos aconseja de verdad, solo ellos.


video


3 comentarios:

  1. La tolerancia es sin lugar a duda uno de los principios que más tenemos enbolatados los colombianos. Todo lo llevamos al extremo y lo odiamos viceralmente en un santi amén. Pero es necesario saber que en la idferencia está la riqueza. Entiendo que algunos por religión vean estas personas como algo anti natural, ellos también están en la libertad de hacerlo, pero no hay mayor religión ni credo que el amor con el projimo. Enseñanza fundamental de Jesus que todos debemos prácticar.

    Si no lo quiere compartor, no lo haga, si no lo quiere invitar de compras, tampoco, pero si dele un trato humano, respetuoso y caluroso, eso es un derecho de todos.

    Me gustó lo bien datiado del post ;)

    ResponderEliminar
  2. Es importante recalcar un poco esta información para despejar varias cosas que trastorna el contexto que el país tiene en este tema, y más cuando no solo vulnera a una sociedad, también a familias, grupos sociales, estudio etc.

    Para esto sirve conocer cual es la realidad de las cosas y uno que otro dato que se desconoce de la realidad de estas personas.

    Excelente Info.

    ResponderEliminar
  3. Gracias a todos por sus comentarios, si llegan a saber de algùn atropello hacìa esta comunidad, les agradecerìa me lo hicieran saber para investigar más de este tema.

    ResponderEliminar