lunes, 15 de febrero de 2010

Bienvenidos al país del sagrado corazón




La religión siempre ha causado en mi una infinidad de interrogantes, y cuando intento resolver muchos de ellos, pierdo la objetividad y me lleno de ira, al pensar que en pleno Siglo XXI se sigue debatiendo el verdadero dogma del señor.

Y es que en la historia religiosa del mundo, hay tantos huecos y vacíos, como los existentes en la guerra de Vietnam, cuando los gringos no pudieron ni reconocer que perdieron este conflicto de la forma más absurda, aún cuando en sus producciones cinematográficas se muestre lo contrario.

¿Hay justificación alguna para todos los atropellos, asesinatos y violaciones a todos los derechos humanos, llevados a cabo en la epoca de la inquisición? O es que todo se hace justificable si es en el nombre de Dios, en este punto entonces cabe preguntarse ¿Es este el amor inmesurable de Cristo?

Si es así, la verdad paso, prefiero quedarme con los amores terrenales que la tierra me ofrece. Y es que sus tradiciones y costumbres son lo más risorio que he podido escuchar, el supuesto miércoles de ceniza, donde todos creen que por el hecho de colocarse una cruz en la frente, bastante fea por cierto, ya son santos y pueden volver a pecar, como es costumbre, porque en verdad es bastante cómico ver como en las Iglesias se habla de todo, moda, farándula etc, menos de lo que se supone importante.

Y ni que decir de las procesiones de semana santa, que es ahí donde digo ah...este es mi país del sagrado corazón cuando miles se mueren de hambre y los "feligreses" solo piensan en la hazaña del señor!. Siguiendo entonces la fiel tradición autóctona colombiana, el Señor Raimundo Ángulo no debería recibir tantas críticas, pues lo mismo se hace con el Reinado Nacional de la Belleza, donde se gastan millones de pesos por ver a las mujeres "más lindas" del país.

Esto me lleva a analizar otro punto de tradición religiosa, las apariciones de santos y las lágrimas de sangre que derraman las estatuas; algunos psicólogos y motivadores consideran que la mente crea realidades, y definitivamente, no hay nada más cierto, porque eso de mensaje divino no tiene absolutamente nada, además si la gente en el pasado se castigaba a si misma, para así ser librada de sus pecados, quien asegura que esto también sea tan solo producto de la imaginación.

Y los curas si que aplican el celibato verdad? por supuesto, si es que sus "discípulos" se convierten en objetos sexuales para ellos. Tal vez las numerosas violaciones que se llegan a presentar en el país, desaparecerían o al menos se harían menos evidentes si la misma Iglesia les permitiera tener esposas y hasta amantes a los sacerdotes, porque de una u otra forma sacerdotes y monjas detrás de sus sotanas, deben tener una cantidad de deseos reprimidos.

Una de las reglas católicas que más me dan risa es la popular limosna para los pobres, y la intención sería buena si en el mundo no se supiera que los más adinerados son los miembros de la misma Iglesia católica, o bastaría ver como vive el Papá Benedicto XVI, o como funciona la gran biblioteca del vaticano, que por cierto guardan cada documento con un recelo, que hasta sospechoso es.

Pero como este es el país del sagrado corazón por excelencia, y el que "peca y reza empata", con toda la razón violadores, ladrones y sicarios le rezan a la Virgencita para que los cuide, y es una verdadera coincidencia que todos cuando están presos por sus delitos, se aferran a la Biblia y a la supuesta verdad que allí reposa.

Pues bien, si tengo que elegir algún dogma a seguir me quedo con esta frase de Ricardo Arjona, "La religión no es más que un método, con el título prohibido pensar que ya todo está escrito".

No hay comentarios:

Publicar un comentario