lunes, 8 de marzo de 2010

Lejos de los clichés, más cerca de las mujeres


Podría empezar este post con lo típico que uno escucha en el día internacional de la mujer, que las mujeres somos el epicentro del mundo, que nuestra ternura guia el universo y que la fuerza que le inyectamos a cada nueva situación que asumimos, sirve de ejemplo para lograr cada ideal que el ser humano se propone.

Pero, más bien, quiero hacer un análisis sobre los clichés de esa sociedad que impone cómo debe comportarse una mujer, y cómo después de tanto tiempo las mujeres no son tan libres como se supone debería ser, y el rechazo que se genera a partir de las mismas mujeres, en las distintas esferas sociales.

En primer lugar, mencionaré que espero que alguien me explique quien se inventó que las mujeres son sumisas, amas de casa, tiernas, comprensivas y hasta bondadosas, por naturaleza, como si por el hecho de pertenecer al sexo femenino, esas "cualidades" vinieran inherentes a nosotras.

Pues no es así, porque no todas soñamos con ser felices atendiendo al marido, o aceptando las condiciones que el mundo ofrece para nosotras, hay muchas, entre las cuales me siento totalmente identificada que queremos una realización personal profesional, no sabemos cocinar y no nos interesa colocarnos un delantal en la cocina, no dependemos de la presencia de un hombre para hallar nuestra máxima de vida y pasamos la mayor parte de nuestro tiempo sólo con hombres, porque preferimos la amistad que éstos brindan.

Esas mujeres que no gustan de las rosas, ni de los chocolates y mucho menos de bombas o globos bastante cursis por cierto, además porque cuando me han regalado alguno me siento como la protagonista de Corín Tellado o de Marimar en versión moderna, ellas también son mujeres aún cuando no representen los clichés que se supone válidos en la sociedad, incluso puede que no nos afecte si nos felicitan o no, porque no dejamos de ser mujeres si se olvidan fechas como estas, es decir, preferimos calidad y no cantidad, o palabrería en este caso.

Por otra parte, es necesario recordar que en algunos casos, las mujeres permiten que el machismo evolucione, y se niegue a desaparecer, sé que muchas criticarán y hasta rehusarán a aceptarán esta premisa, pero es la cruda verdad, con el sólo hecho de admitir golpes, gritos de esos hombres que se creen Dioses y dueños del planeta, con la excusa que con el paso del tiempo ha generado repulsión en mi: "Pero es que yo lo amo".

La verdad es que hasta las mamás tienen un amplío grado de culpabilidad en todos estos clichés, al regalarnos ollitas, planchitas y hasta muñecas.. ¿POR QUÉ LO HACEN? para prepararnos en el camino qué se supone que debe recorrer la mujer. Entonces, gracias a mi mamá que me regaló carros, libros y balones de fútbol. Supongo que criar a una niña no es fácil pero al menos no le hagan sentir que para ser respetada como mujer debe ser sumisa y condescendiente, porque eso sólo genera más machismo del ya existente.

Por último la pelea femenina ya no está en luchar por ganar un puesto en la economía del mundo, porque ya se sabe que la productividad de las mujeres es amplia y recomendada en varias esferas sociales, el trabajo de verdad ahora radica en generar respeto partiendo de nosotras mismas y entender por fin que el hombre es complemento, no fundamento de vida, además en aprender a "NO JODER TANTO", y lo digo con todo la seriedad del caso, es que por Dios si yo fuera hombre también me cansaría de tanta intensidad.

MUJERES FELIZ DÍA Y RECUERDEN QUE HUBO SERES QUE PELEARON PARA QUE NOSOTRAS HOY TENGAMOS LO QUE TENEMOS, Y QUE SE RETORCERÍAN DESDE SUS TUMBAS AL VER QUE PERMITIMOS TANTOS ATROPELLOS, Y FELICIDADES PARA AQUELLAS QUE SIN SER MUJERES DE NACIMIENTO SE SIENTEN COMO TAL.

No hay comentarios:

Publicar un comentario