sábado, 3 de abril de 2010

Gracias señor Cabrero por hundir a Nacional


Como las pasiones no se pierden aunque uno no esté en excelentes condiciones físicas, como es precisamente mi caso actual, me dispuse a pasar una tarde de fútbol junto a mi familia, pero realmente creo que me causó tanta indigestión y malestar ver al equipo de mis amores, "el verde de la montaña" perder tres goles por cero, frente a un Santa Fe, desordenado, falto de táctica, y atropellador, entre muchas otras debilidades, pero con una inmensa cualidad futbolística que a muchos equipos colombianos les falta, DEFINICIÓN...Una característica que se supondría normal y habitual en cualquier equipo, pero al parecer en Colombia eso se convierte en algo extraordinario.

Para hacer un corto resumen, es necesario mencionar que el Club Atlético Nacional tuvo alrededor de cuatro o quizás cinco opciones de gol claras, para haber liquidado el partido en Bogotá, durante los primeros 45 minutos, pero Giovanni Moreno, el supuesto goleador verdolaga de esta temporada, no pudo derrotar a Agustín Julio.

Esta situación del equipo verdolaga, tiene nombre y figura propia: RAMÓN CABRERO. Desde que tengo uso de razón soy hincha ferviente del 'Verde de la Montaña' y nunca había sentido tanta vergüenza y rabia, al mismo tiempo, pero más ira me da ver que las directivas lo apoyan y reafirman en cada una de sus decisiones, y entonces muchos hinchas se preguntan ¿cómo es posible que este señor sin siquiera conocer a la plantilla de jugadores que lo esperaban, dijera con el mayor cinismo ante los medios de comunicación, que el no pretendía clasificar a Nacional con esos jugadores?

Eso fue lo más ofensivo y humillante; Señor Cabrero si eso piensa, mejor no lo diga, y le aseguro que tal vez hoy la hinchada creería aunque sea un poco en su trabajo, por respeto a la hinchada, a una institución, lo justo sería que se retirara para dar paso a las buenas épocas que Ud. enterró con su fútbol adverso y patético.

Y eso sin mencionar su gran cuota: Maggiolo, que hoy sólo apareció para hacer un "taquito" que no le sirvió de nada, pues su show fue inoficioso, porque finalmente, la pelota no entró en la red, en ese caso, creo que más de un hincha prefiere los goles normales, pero goles al fin y al cabo, y no una recurrencia de shows que terminan desde hace más de dos torneos en lo mismo...En nada.

Y si hablamos de Pezzuti, pues la verdad es que este tipo me ha generado más dolores de cabeza y madrazos, que cualquier otro arquero nacional, pero hay que reconocerle que en este partido se tapo un penal, que al menos hizo la jornada menos humillante, aunque tres goles siguen siendo lo suficientemente vergonzosos.

Los primeros 45 minutos dejaron a la hinchada verde con la esperanza de que alguna de las tantas opciones de gol, en el segundo tiempo al menos una se haría realidad, pero cuál sería la sorpresa al ver que el equipo de sus amores, o ¿deberíamos decir de sufrimientos?, entró a la cancha más desordenado que nunca, y tan torpe que ni siquiera pudo lograr un trabajo colectivo.

De camiseta no se gana dicen algunos, pues yo lo debato totalmente, porque hoy vi a un América de Cali, que sin importar su pésimo panorama económico, jugó como nunca y venció a un pésimo Millonarios tres goles por dos, y lo hizo solo por amor a un equipo, a una institución deportiva, por supuesto cabría mencionar que en dos de las anotaciones de los caleños intervinó el ex jugador de Nacional, Sergio Galván Rey, que por supuesto el señor Cabrero banqueaba, y que por cierto está a punto de superar el record de goles de Iván René Valenciano (217), sólo un gol lo separa de esta cifra.

Estos jugadores americanos, dejaron en la cancha todo y me sorprendieron unas palabras del volante Jorge Banguero a su compañero de cancha, el arquero Alexis Viera: "Esto no es por la plata, es por el amor a una camiseta, a una institución". Entonces, más de uno debería aprenderle a este jugador.

Para finalizar, sé que muchos dirán que no fui objetiva, ni que resalté nada positivo de Nacional, pues para mi no lo hubo, sólo desorden a tal punto que hace mucho no veía como dos jugadores del mismo equipo se estrellaban hasta el punto de caer por impedir un acercamiento del equipo contrario, no es posible que dos jugadores del fútbol profesional colombiano, lleguen a tal extremo. Creo que no sobra mencionar que nos humilló un equipo de poco fútbol, que el primer tiempo entregó tan mal la pelota como pudo y que tiene jugadores con tan poco nivel como Cristian Nazarit.

No hay comentarios:

Publicar un comentario