domingo, 30 de mayo de 2010

Interrogantes y encuestas falsas


Como amante de las ciencias políticas, conocedora de la historia latinoamericana y digamos que política por naturaleza; las elecciones presidenciales celebradas en mi querida Colombia, me han dejado realmente perpleja, triste y con una serie de interrogantes, de los cuales no tengo ni una sola respuesta.

No se trata de satanizar a un candidato y enaltecer a otro, estamos hablando más bien de entender en verdad qué tanta influencia tiene la historia en la política, y cuánto influyen las nuevas propuestas en un país que no está preparado para recibir a un hombre que ha demostrado legalidad, honestidad y en especial un amor por la cultura, educación, además de un respeto absoluto por las normas que pueden hacer de una sociedad, un espacio reflexivo activo y constructivo.

Sin embargo, es necesario para entender el panorama político en el que vivimos, analizar a profundidad el contexto y la cultura con la que contamos desde hace ya bastantes años, en ese caso, lo primero es que hoy no ganó Santos, esta noche triunfó la popularidad e imagen de Uribe, porque por favor no nos engañemos toda la campaña de Juan Manuel Santos tenía como fondo la inmensa capacidad de liderato del actual mandatario colombiano, y por otro lado, la responsabilidad de que Mockus no haya llegado a donde mucha población juvenil (incluyéndome) deseaba, es que en realidad este país no tiene el intelecto, ni la cultura para entender los planteamientos de un maestro como éste.

Aún así, debo ser coherente con mis preferencias políticas, he sido Uribista y seguiré siéndolo aún cuando muchos me lo critiquen y juzguen, por ende, de esta jornada la única alegría que me queda es que el triunfador no es Santos es Uribe.

Esta situación me genera muchos interrogantes, y es que no entiendo cómo toda la campaña de la "Ola Verde" en las redes sociales, la cantidad de gente con la que hablaba a diario que daba como triunfador único a Antanas Mockus, y nada de esto se hizo realidad en las urnas, entonces hay que pensar en el fenómeno de la abstención, pues que con seis millones haya ganado Santos, indica que casi más de la mitad de los colombianos no votan, fenómeno preocupante, ya que esto da a entender que seguimos sin tener conciencia de la importancia del voto.

Para finalizar, quiero enfatizar en la gran mentira que son las encuestas, aquello que habla Giovanni Sartori en la Opinión Teledirigida sobre la información mediatizada y mal manejada e interpretada por los mismos medios, es totalmente cierto, porque éstas daban un empate "técnico" entre el representante del Partido Verde y el de La U, y la realidad fue totalmente distinta, pues el triunfo de Santos fue realmente abrumador, con 3 millones de votos de diferencia.

domingo, 9 de mayo de 2010

Que nos dejen ver el mundial en paz


Hace ya más de tres meses que una gran cantidad de personas esperan con ansías que empiece el más grande evento futbolístico, (entre los que por supuesto me encuentro diríamos casi que en primera fila), estamos hablando del Mundial Sudáfrica 2010, un suceso que cada cuatro años, ha representado para muchos amantes del fútbol experiencias inolvidables del que para mi es el mejor deporte del mundo.

Desde esta fecha, no se habla con tanta vehemencia de otra temática (así estemos en época de elecciones), que no sea del fútbol, sus máximos exponentes, jugadas, escenarios deportivos y hasta algunas personas llegan a planear dónde verán los partidos de las semifinales, y cuáles serían los posibles equipos que podrían pelear para ganar el ansiado título, y por supuesto, todos los que soñamos con ver y gozar con la genialidad de Messi, Rooney y Drogba, entre otros. Porque sin ánimo de hacerle publicidad a nadie, los comerciales y cuñas de Coca - Cola no pueden ser más ciertas: Vive fútbol, come fútbol y sueña fútbol.

Por estas y muchas más razones, en esta nueva entrada pretendo dirigirme a un grupo de mujeres, que gracias a la vida misma, hoy es mucho más reducido que en el pasado, las cuales sienten que cuando llega el Mundial se les avecina la tormenta por el "simple" hecho que sus parejas prefieran ver un partido a estar con ellas, o porque como dicen algunas "es una perdida de tiempo, no entiendo que le encuentran de emocionante, ver a once hombres detrás de una pelota", frase que por cierto cuando lo pienso me da rebote de imaginar cómo pueden soltar oraciones como éstas sin siquiera pensar un poco más allá de lo que se supone evidente.

Pues bien, para ustedes que no gustan del fútbol debo decirles que lo mejor que pueden hacer es olvidarse por un tiempo de sus parejas, que a ellos no les gusta ser molestados con frases como: "Ay pero ni que te murieras por un equipo que ni siquiera es colombiano", porque en realidad aman el fútbol en todo el contexto de la palabra y no del equipo que vaya ganando o del que pertenece al lugar donde nacieron, pero lo más importante y casi que vital, es necesario que comprendan que NO HAY MEJOR PLAN QUE ESTAR SENTADO VIENDO UN EXCELENTE PARTIDO DEL MUNDIAL, CON AMIGOS, COMIDA Y CERVEZA. Así que no pierdan el tiempo inventado lo imposible.

Adicionalmente, hay unas que por moda o por ser integradas al grupo social de su pareja, hablan de fútbol como si en realidad les gustara, o lo siguieran desde hace bastante tiempo atrás, pero POR FAVOR no lo hagan, es mejor un silencio a tiempo, que palabras sin sentido. Si lo hacen porque las camisetas femeninas futbolísticas se les ven bonitas, pues úsenlas y ya, pero no griten al ver que cualquier jugador patea cerca al arco, y menos cuando el arquero si quiera se estira un poco para agarrar el balón; y si van a hablar de jugadores por caridad no les cambien los nombres, es algo incómodo.

QUE NOS DEJEN VER EL MUNDIAL EN PAZ, eso es todo lo que pido para esta época sin intentos de integración para aquellos que no saben lo que este evento significa, y por favor mujeres no intenten cambiar la obsesión que este deporte nos genera.