miércoles, 21 de julio de 2010

¿Libres?




No conocemos el verdadero significado de la libertad, es decir, ese término es una de las utopías más grandes del universo, ya que en un mundo industrializado como este, sólo podemos decir que somos libres si tenemos la capacidad económica, social e intelectual para afrontar los nuevos retos que ofrecen las sociedades industrializadas, y creo que sobra decir estamos bastante lejos de eso.

No podemos hablar de libertad cuando ni siquiera podemos enseñarle a nuestros niños que no se trata de darles el pescado, sino enseñarles a pescar, que los comedores comunitarios, educación gratuita y demás servicios que se les presta a la sociedad en esta misma forma, no deben contribuir a la vagancia, que si Bolívar deseaba la unión de las naciones pretendía que siguiéramos la ley al pie de la letra y que respetáramos la constitución, esa que precisamente en el mundo se conoce como la más completa, pero la que más se incumple.

Pasamos de unos amos a otros, digan lo que digan, de Europa a Estados Unidos, así sea una necesidad, o lo definan de la mejor forma posible, pero la realidad es que seguimos siendo esclavos, y no entiendo por qué celebramos una libertad inexistente, ¿no hemos observado que lo único que han cambiado son los trajes y las armas?, pero seguimos siendo violentos e intolerantes.

Ahora esa discusión de por qué se gastó tanta plata en la celebración del bicentenario, es un tema complicado de analizar, obvio para una familia que se está muriendo de hambre no es necesario gastar ese dinero en un bicentenario que ni les interesa, porque sólo pueden pensar en cómo lograran que su familia tenga algo para comer, pero entre tanto, no se puede negar que el espectáculo fue hermoso, además es una excelente manera para demostrarle al mundo que con razón o sin ella nos sobra folklore para mostrar nuestra idiosincracia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario