lunes, 18 de octubre de 2010

Diez pasos y el empleo es suyo

Hace unos días estuve hablando con una amiga que se graduó hace un par de meses de Producción de Medios Audiovisuales, y entre cerveza, chisme, temas serios y una buena picada, decidimos hablar de un tema que muchos conocen, unos tantos han vivido, pero que pocos se atreven a encararlo...El desempleo, en un país como Colombia al que se entra por rosca, influencia, suerte y un poco de preparación, buscar un empleo es una tarea algo complicada.

Mi amiga me decía que envía alrededor de veinte hojas de vida semanales a diferentes agencias, empresas, compañías, organizaciones y medios de comunicación, en los que se le informa hay vacantes, hasta ahí es normal esta situación, pero si yo les dijera que ella debe hacer esto, aún teniendo contactos o lo que se conoce como "rosca" la cosa cambia, pues uno supone que para tener un buen puesto sólo se necesita un diploma, cierta experiencia, contactos y hasta algo de suerte, pero al oir a mi amiga comprendí que hay algo más detrás de todo esto.

Ella me contaba ejemplos de profesionales que hace más de un año están graduados y aún no están desempeñándose en ningún empleo de lo que ellos estudiaron, así que muchos tuvieron que resignarse a emplearse en algo más, mientras algo "revienta", porque según sus colegas "del amor a la carrera no se vive", y aún cuándo algunos cuenten con la suerte de tener especializaciones, al parecer el panorama no pinta del todo positivo.

Y esto sin mencionar que a veces los sueldos que se ofrecen son totalmente risorios, porque no sé en qué mente empresarial les cabe que un profesional pueda trabajar en horarios indefinidos por 600, 700 u 800 mil pesos, ya que si usted hace cuentas un arriendo medianamente bueno puede costar entre 500 y 600 mil pesos y de ahí para allá contemple servicios, comida y vestido, por ende, ni Tío Rico hubiera podido con estos montos de dinero.

Pero se necesita adquirir experiencia, por eso muchos profesionales terminan accediendo a este tipo de sueldos, pues "peor es nada", adicionalmente, se debe tener en cuenta que en la mayoría de empresas están pidiendo cierto tiempo de recorrido laboral en el cargo aspirado, motivo por el cual este es un factor determinante en la búsqueda de trabajo.

Personalmente soy una convencida que del afán sólo queda el cansancio, por ende, el desespero no es buen consejero cuándo de analizar una oferta laboral se trata, sin embargo, comprendo que la necesidad tiene 'cara de perro', pero en términos generales se debe tratar de pensar con cabeza fría en dónde nos estamos metiendo. Y aunque suene a consuelo barato, "lo que es de uno nadie se lo quita, sin embargo, hay que pelear lo que queremos a capa y espada.

Concluímos entonces con mi amiga, que se requiere de varias cosas para salir victorioso cuándo estamos buscando trabajo:

1. Aunque suene cliché lo más importante al momento de acudir a una entrevista es la actitud, recuerde que a la final el ser humano siempre refleja lo que lleva adentro, ni más, ni menos.

2. La hoja de vida es el primer acercamiento que la empresa tiene con usted, por esta razón asegúrese que la información contenida allí es la adecuada, lo más importante es pensar que en ese documento usted tiene precisamente lo que dicha empresa busca.

3. En la entrevista sea natural, no finja, ni pretenda ser lo que no es, las mentiras siempre saltan a la vista.

4. Aunque la parezca una estupidez piense muy bien la ropa que va a usar, la apariencia personal es demasiado importante y a la final, la primera impresión es determinante.

5. Si va a ir a la entrevista pensando que no lo van a elegir porque no tiene "rosca" o "palanca", si solo tiene actitud negativa ante el proceso de selección, lo mejor es que no se moleste en ir, pues si usted siempre piensa que nunca llegará al punto laboral que quiere, ¿para qué se molesta en ir a las entrevistas? y quitarle la posibilidad a alguien que al menos se la quiera luchar.

6. Cuándo decida buscar un trabajo asegúrese que sea lo que usted desee, el afán puede hacerle cometer errores, y de paso, usted mismo puede generarse el peor de los infiernos al trabajar en lo que no quiere.

7. Tampoco se cierre a la banda, a veces las nuevas alternativas de acción, o campos que usted no ha explorado, son los que despiertan su verdadera pasión acerca de su carrera.

8. Recuerde que en un futuro demasiado cercano su carta de presentación serán las Redes Sociales y lo que usted publique en ellas. Si no las sabe manejar empiece a pensar en aprender.

9. Nadie es indispensable pero demuestre que usted tiene lo que ellos buscan, a la final, aunque suene horrible en una entrevista de trabajo y en un proceso de selección usted es el vendedor de sí mismo y ellos los compradores.

10. Si por alguna razón por necesidad debe trabajar en algo ajeno a lo que estudio, no olvide seguir buscando lo que quiere y cuándo lo tenga al frente no dude ni por un segundo asumir el reto.

Actitud, suerte, preparación, oportunidad, experiencia y si hay alguito de "rosca" mucho mejor, es lo que quizás se necesite para conseguir un buen empleo, así que iniciemos la búsqueda y éxitos para todos.

lunes, 11 de octubre de 2010

Culpables de nuestra propia violencia

En pleno 2010 se siguen viendo, oyendo y leyendo noticias sobre el maltrato físico y emocional que vive una mujer al interior de una relación sentimental, situación que aunque parezca increíble, es una de las crudas realidades a las que se enfrenta el público femenino día tras día.

Sin embargo, lo más sorprendente es que ni las campañas, ni trabajos periodísticos, ni los casos que se ven a diario, por la televisión, prensa, radio e Internet, hayan dejado huella verdadera en las mujeres, para que algún día decidan parar con este maltrato que empieza desde un grito, sigue con los golpes y en los casos más traumáticos termina con la muerte de las víctimas.

Por supuesto, que se debe trabajar en los hombres que tienen la cobardía de atacar a sus parejas, pero a la final, ellos no son los únicos culpables en todo este círculo vicioso basado en la violencia y el silencio, existe otro tipo de responsables, por supuesto que me estoy refiriendo a las mismas mujeres, porque éstas con su poca autoestima y permisividad permiten que esta historia jamás tenga un final feliz.

Y pareciera que todas las excusas planteadas por ellas mismas, para permitir este tipo de maltratos fueran risorias, ridículas y hasta patéticas, pero hay un trasfondo más importante y es que generalmente, aquellas que permiten la violencia, fueron de alguna forma, testigos en su niñez de cómo su madre permitía este tipo de maltrato; una vez más entonces, nos encontramos con que el género femenino está inmerso en un círculo vicioso que jamás termina de girar para volver al mismo punto.

Pero es hora, de darle un punto de giro a este círculo, en él que seamos totalmente concientes que amar no significa sufrir, que ese cuento barato de que "el amor lo soporta todo" es falso, que por encima de nuestro propio bienestar no debe estar nada ni nadie, que no se puede amar si no nos amamos a nosotros mismos, que desde el momento que un hombre se atreve a gritar a una mujer o viceversa, ya hay falta de respeto, y que de ahí a un golpe sólo hace falta dar un paso, que en muchas ocasiones está más cerca de lo pensado.

Pero es hora de que las mujeres entiendan que ni el error más grande justifica un golpe, sean concientes que el hombre que grita y pega una vez, lo volverá a hacer; cuando la barrera se rompe, no hay forma de echar para atrás y jamás olviden que el hombre que lastima no necesariamente es el pobre o el de poca educación, generalmente, el rico y estudiado también puede ser violento.

Las campañas en torno a este tema, deben ir encaminadas más bien a recuperar la autoestima de la mujer, en especial para aquellas que consideran que su vida sin un hombre no vale la pena, o para quienes su excusa favorita para permitir maltratos es " pero yo lo amo y sé que no lo volverá a hacer", es hora de trabajar en las que permiten esta violencia, la callan y terminan haciéndola parte de su cotidianidad.