viernes, 24 de diciembre de 2010

Los divos amarillos

Teniendo en cuenta que hoy es navidad, creo que este post será de mucha utilidad para un amplío número de personas en Bogotá, y es que por supuesto, esta época del año es hermosa, se respira amor, perdón, paz, etcétera, pero al ver que en las calles de la capital los bogotanos les tenemos que rogar a los 'divos' taxistas para que nos hagan una carrera, eso indigna y genera niveles de mal genio bastante considerables.

Ahora los 'divos' taxistas se dan el lujo de bajar el vidrio de su condenada ventana y preguntar en el tono más pedante: "¿Para dónde va?" y cuando por desgracia el destino de uno no se acomoda a los selectos recorridos de los señores, entonces pues le toca a uno coger transmilenio o bus, porque a la final es preferible llegar tarde, que nunca llegar.

Pero como si esto fuera poco los señores se atrevieron a exigir desde noviembre la prima navideña, es ahí donde yo me pregunto ¿de verdad creen que se la merecen?, porque aunque suene un poco despectivo las líneas que siguen a continuación, debo decir que ustedes mismos decidieron manejar un taxi, nadie los obligó, así que su trabajo es llevar a la gente a su destino, les guste o no.

Ahora que si les da pereza salir a TRABAJAR, es sencillo, no salgan, quédense en casa y con eso eviten que a uno le de iras profundas viendo como ustedes se creen los dueños de las vías, y recuerden que ustedes brindan un servicio, nosotros pagamos...Esa es la ley.

Y aunque suene vengativo anhelo verlos en enero rogando una carrera, parando en cada esquina diciéndole a la gente: "Sr. (a) con gusto lo llevo a donde quiera" ¡Ja! (risa sarcástica) es ahí cuando me divierto diciéndoles: "No, gracias".

Espero que el día de hoy cuando se nieguen a hacer un servicio se acuerden que diciembre no es eterno y que en enero somos los usuarios quienes nos reiremos de su 'Divo's Style' ...De vereda por supuesto.

lunes, 20 de diciembre de 2010

El campeón del fútbol colombiano más blanco que nunca



Hace muchos años no recordaba sentir satisfacción por ver a un equipo siendo campeón del fútbol colombiano que no fuera el Atlético Nacional (los que me conocen sabrán que toda la vida he sido hincha del verde, aunque la verdad ahora estamos algo distanciados), pero en esta temporada debo aceptar que ver al Once Caldas ganar el título me deja mucho más que satisfecha.

Un equipo que con esfuerzo, dedicación, entrega y buen fútbol, logró sellar con broche de oro una constante y excelente campaña durante todo el torneo, por supuesto que existieron momentos en los que no respondieron a las expectativas de su hinchada, pero sabían que debían ser campeones y cumplieron.

En los primeros noventa minutos de esta gran final, el Tolima hizo lo suyo y complicó el camino del Once Caldas, hay que reconocer que uno de los responsables de esta situación fue el mismo Juan Carlos Osorio, director técnico del blanco paisa, ya que en ese encuentro decidió cambiar el sistema táctico casi cuatro veces en un mismo partido, sin darse cuenta que seguir inventando en el campo de juego no le ayudaría.

Uno de los grandes jugadores del Once Caldas, Dayro Moreno, en aquel primer encuentro tuvo que literalmente levantar a su equipo que parecía confiado de ganar el título, se les observaba cansados y sin ganas de luchar, todo esto generó un primer resultado adverso para el Once Caldas, el marcador dos goles por uno al favor del Tolima les oscurecía algo el camino hacía el triunfo.

Sin embargo, el pasado domingo 19 de diciembre de 2010, Once Caldas sabía que podía remontar ese marcador y llevarse la copa, pero para hacerlo tendrían que entrar a ganar, no había otra opción, Osorio dejó de probar sistemas tácticos que no le serían efectivos y un gran jugador como Dayro Moreno se echó nuevamente 'su equipo al hombro' y con un marcador contundente de tres goles por uno, el fútbol colombiano se volvió a vestir de blanco.

Creo firmemente que en este torneo se premió la constancia y el trabajo continuo de unos jugadores que sabían que debían ir paso a paso, ganando cada partido, escalando poco a poco, sin afanes y a punta de firmeza lograron darle el título a su equipo.

Merecida estrella para este equipo que demostró que con consistencia, ganas, constancia y buen fútbol todo se puede lograr.
¡Felicitaciones Once Caldas y a toda su hinchada!

lunes, 13 de diciembre de 2010

Una carrera de la muerte sin final

Escribir sobre salud en Colombia se torna en algo incómodo, molesto, exasperante y hasta repetitivo, porque para uno como periodista es abordar las mismas dinámicas sociales, idénticos problemas que los expuestos hace más de una década y para el lector es leer lo que el mismo tiene que vivir cuando por desgracia se enferma, porque en el país del 'sagrado corazón' tener una enfermedad o dolencia se convierte en una ruleta rusa, en la que el arma la tienen las entidades prestadoras de salud y la bala está en poder de nuestros mismos legisladores.

Ley 100, SISBEN, Seguro Social, Entidades Promotoras de Salud 'piratas', la eterna guerra de los medicamentos genéricos y la labor profesional o no de los médicos, son tan sólo unos de los tantos dilemas que siempre enfrentan los colombianos en temas de salud.

Hace poco era la propuesta del Representante Simón Gaviria que buscaba acabar con la verticalidad de las EPS, es decir, la facultad de éstas para tener sus propios hospitales, figura legislativa que fue tumbada la semana anterior, Gaviria alegaba que si esta ley era aprobada las EPS dejarían de brindar atención paupérrima a sus afiliados en las instalaciones médicas de su propiedad.

Según los entendidos en la materia, la idea del representante Gaviria era polémica desde su misma formulación, de haber sido aprobada esta reforma el gasto en salud ya no sería moderado y la disciplina del mercado se vería sumamente afectada, la realidad es que el colombiano que cuenta con EPS's como Sanitas o cualquier entidad de medicina prepagada, tiene muchos más beneficios que aquel que debe hacer filas por horas para que el médico en menos de diez minutos le diga que lo que debe tomar es ibuprofeno y que la próxima vez venga al centro de salud por algo mucho más grave.

Entre conversaciones coloquiales cada vez que se habla del tema de la salud en Colombia, las personas involucradas aseguran que cuando de una enfermedad se trata, al dirigirse a urgencias deben hacer su mejor número artístico para que los atiendan, si lo pensamos bien esto no debería tomarse como un chiste o como una acción cómica, sino como algo terriblemente patético pues una simple tos podría tornarse en neumonía y un "leve" dolor de estómago puede tornarse en la peor de las obstrucciones intestinales.

Ahora la situación de la salud en Colombia se torna un poco más complicada con la última declaración del Ministro de Protección Social, Mauricio Santamaría, en la que se afirma que se planea exigirle a los médicos que sólo receten medicamentos genéricos, y evidentemente ya el debate está sobre la mesa, porque algunos profesionales de la salud aseguran que no todos estos fármacos tienen la misma calidad, que lo que se generará con esto es limitar la labor de los profesionales de la salud y además se podría poner en riesgo la salud de los colombianos.

Sin embargo, los laboratorios afirman que creer que los medicamentos genéricos son malos es transmitir una información equivocada, sin embargo, el día de hoy (lunes 13 de diciembre de 2010) se comunicó un médico a la emisora colombiana La W, que trabaja en Cartagena, y aseguró que mientras un genérico cuesta 2 mil o tres mil pesos, los otros medicamentos tienen un valor de 40 o 50 mil pesos en el caso de medicinas que son utilizadas para aliviar dolores estomacales causados por la gastritis o ulcera, pero que en muchos casos sus efectos médicos son demasiado distintos, comparados con los otros fármacos.

La conclusión en este eterno debate, según los entendidos, es que lo que hay detrás de todas estas discusiones es una increíble lucha comercial por poseer el liderato de los medicamentos y de paso, no invertir tanto dinero para que las grandes arcadas monetarias en poder de los representantes políticos de la salud no se vean afectadas.

Y aunque moleste o exaspere, se debe ser realista, porque hace mucho tiempo la salud dejo de ser un derecho, para convertirse en uno de los mejores negocios, JAMÁS lograremos que estén de acuerdo médicos, EPS's, gobierno y pacientes, porque en el momento que se le den ventajas a algunos, el otro sector se verá directamente afectado, sin embargo, toda esta lucha deja un solo damnificado: El colombiano que sabe de sobra, que debe rogar para que le den una atención justa.

Por ende, sería bueno o siquiera recomendable que no nos engañáramos pensando que algún día los colombianos no van a tener que esperar horas para ser atendidos, ni van a tener que hacer su mejor número al mejor estilo de Al Pacino para que las EPS's consideren que si necesitan de atención urgente, o tal vez los médicos atenderán a los pacientes detalladamente como se supone es lo debido y no recetarán exclusivamente ibuprofeno o acetaminofen.

Es decir, esta es la realidad que vivimos, aquí goza de atención médica quien tiene dinero y lo más patético de esta situación es que el mismo grupo social que puede acceder a servicios médicos dignos y confiables, no les interesa en lo más mínimo si hay otros colombianos que deben rogar este tipo de atenciones, a la final en este país hablamos mucho de la situación en la que vivimos, pero al momento de hacer, es poco lo que nos interesan las dolencias de los demás.

Esta carrera de la muerte, sólo tendrá fin el día que algo en la ruleta rusa se altere de tal forma, que los grandes poderíos económicos de la salud se ven afectados, por ende, la solución está lo suficientemente lejos.

viernes, 10 de diciembre de 2010

Semifinal con cara de final


Si hay que hablar sobre el próximo partido entre Santa Fe y Tolima, solo hay una frase que lo puede definir así parezca a las típicas del montón: "De infarto", pues en primer lugar, se sabe de sobra que el equipo tolimense dará la batalla desde el primer minuto, y no se entregará así tenga toda la hinchada santafereña encima.

Entre tanto, Santa Fe tiene todas las predicciones a su favor, sin embargo, no tienen nada comprado, porque jamás se puede olvidar que en el fútbol todo puede pasar, si aún se duda de esa premisa, bastaría con recordar el excelente partido que Huila le jugó al Tolima, a tal punto, que el marcador fue lo suficientemente apretado, dejando como ganador al equipo tolimense, cuatro goles por tres.

A manera de historia podemos decir que este año Santa Fe ha hecho una muy buena campaña, que sus jugadores en su mayoría, han estado a la altura de las exigencias, sin embargo, a veces pareciera que se quedan cortos cuando de definir se trata, por eso, sus hinchas esperan que la fuerza del León salga a relucir y la casta de este equipo y su buen fútbol, acompañada de la táctica y técnica constante que les imprime en cada partido su técnico, Néstor Otero, les hagan llegar a la tan ansiada final del fútbol colombiano.

Por su parte, Tolima cuenta con la inmensa ventaja de ser uno de los equipos más constantes dentro del torneo, una capacidad inmensa por luchar por un marcador los noventa minutos de cualquier partido y además una de las nóminas más eficientes en términos de goles en esta fase del campeonato.


Santa Fe cuenta con la suerte de enfrentar al Tolima en su propia cancha, con toda la hinchada santafereña acompañándolo, sin embargo, el equipo tolimense está acostumbrado a jugar jornadas decisivas de visitante.

En todo caso, para los aficionados del fútbol con este encuentro se les asegura un excelente 'cotejo' lleno de emociones desde el pitazo inicial.

lunes, 6 de diciembre de 2010

'Rey de las vergüenzas'


El director técnico de Atlético Nacional, Luis Fernando Santa asegura con el mayor descaro posible que "siempre que Nacional no gana un título es fracaso". Por supuesto que estamos hablando de una derrota de gran magnitud pues se supone que el 'verde de la montaña' es un equipo de trayectoria, al cual por mal que le vaya llega a la final de los campeonatos.

Pero a la fecha, van seis torneos en los que llegamos de milagro a los cuadrangulares finales, y por supuesto el pésimo rendimiento se hace ver en dichas instancias futbolísticas, por ende, los BUENOS equipos que si saben mostrar constancia y excelente desempeño, como es el caso del Once Caldas, que sus quince fechas de invicto hablan por si solas, le demuestran a la hinchada verde que las copas se ganan a punta de buen juego y no de renombre. Al decir verdad, a los hinchas verdolagas no les sorprende estar eliminados, o qué se puede esperar de jugadores como Maggiolo, que se le olvidó cómo se marca un gol.

Siempre se depende de la labor de jugadores como Humberto Mendoza, que se supone no deben estar preocupados por anotar goles, pero aún así este hombre siente tanto su camiseta que se esfuerza el doble e incluso el triple para si quiera trabajar por la honra de un equipo que al decir verdad, ya no produce ira que pierda, sino lástima, porque equipo que se caiga al marcar, o se enrede para intentar defenderse es algo que evidentemente ya genera simple pena ajena.

La hinchada espera que las directivas de Nacional tomen medidas relevantes porque es inconcebible lo que ha pasado con este equipo que conforme pasan los años está peor, y un buen comienzo sería colocar en la dirección técnica a un profesional que al menos se de cuenta que si un jugador no sabe anotar un gol, defender o marcar, o al menos no tiene idea de cómo se corre por una cancha, tenga la firme voluntad de cambiarlo por alguien que tenga en cuenta para qué viste una camiseta de un equipo del fútbol profesional colombiano.

Esto no es un simple fracaso, es una derrota máxima de un equipo que lleva tres años sin demostrar porque supuestamente se le conoce como el 'rey de copas' porque a este paso se le reconocerá como el 'rey de las vergüenzas'.

sábado, 4 de diciembre de 2010

El equipo cardenal complicó su paso a la final

Un Santafe irreconocible fue el que jugó hoy con el Atlético Huila, colocando en riesgo sus posibilidades para llegar a la gran final del fútbol colombiano, porque Tolima le pisa los talones al equipo cardenal y además este equipo cuenta con el punto invisible, que en el momento de producirse empate en puntos, el "injusto y patético" punto invisible definiría quien clasifica.

Por ende, el panorama de Santafe se acaba de complicar, y si a eso le sumamos el invierno, el esfuerzo superior que los jugadores cardenales tuvieron que hacer para no resbalarse, o en el peor de los casos para no lesionarse, sin embargo, los rojiblancos jugaron pésimo, no aprovecharon las oportunidades de gol, marcaban mal y como si fuera poco no pudieron remontar un marcador por la mínima diferencia que Huila marcó en el minuto dos del primer tiempo.

Ningún intento o replanteamiento del sistema futbolístico les sirvió para siquiera empatar. Con este resultado Huila comprobó una vez más que contrario a lo que se piensa, no son un rival fácil y mucho menos si son locales, ahora se vuelven a meter a la pelea y dejan ese cuadrangular más apretado de lo que ya estaba.

Sumado a esto, se confirma lo que sucedía muchas veces en otros campeonatos: El Atlético Huila, es un equipo "pequeño" que es consciente que la fama no está con ellos, por eso juegan con más libertad y se han convertido en una pesadilla para más de uno.

Ahora solo queda esperar que Equidad no deje anotar a Tolima, y que Santafe gane su próximo encuentro, porque de lo contrario el constante rendimiento que ha tenido el equipo cardenal, sólo le habrá servido para llegar a los cuadrangulares finales, es decir, como se diría en el árgot popular, "Les faltó cinco centavos para el peso".

La 'pulguita' Messi jugador y no modelo


Cuando los apasionados del fútbol pensamos en elegir el mejor jugador del mundo, tenemos en cuenta varios ítems: Técnica, lucha, excelentes goles en varias posiciones, adecuado papel en un mundial de fútbol y en algunos casos, 'feeling' con el público (aunque en muchos casos eso no afecta, pues a la final en el balompié lo que importa son los tantos anotados, el estilo y la jerarquía, no el carisma).

Sin embargo, en esta oportunidad me quiero referir al grande Lionel Messi, porque aunque muchos dirán que su papel con Argentina el mundial pasado fue deprimente, que solo juega con el Barcelona, que es más español que 'gaucho', o lo que más me genera escozor cuando lo escucho: "Lejos es mucho mejor Cristiano Ronaldo", la realidad es que cualquier persona que sepa de fútbol es consciente que driblar, marcar goles en momentos determinantes, y hacer los pases para que otros se luzcan, a todo eso se le llama un excelente jugador.

Por supuesto que Messi no se "lució" en el pasado mundial, pero quién diablos se luce con la pésima formación y el nefasto planteamiento futbolístico que "creó" Maradona, y anhelo que los hinchas argentinos y del "Dios Maradona" hayan entendido que jugar es una cosa, otra pensar el fútbol. Para aquellos que al leer esto se sientan ofendidos, les puedo decir que todos los goles por los que tanto gritaron y vibraron la mayoría pasaron por los pies de la 'pulguita'.

Sin ánimos de ofender el análisis futbolístico no depende de que usted haya jugado fútbol o no, porque de ser así créame que las populares banquitas no lo hace el más experto, porque una cosa es jugar por el petaco, otra por una hinchada, departamento o país.

Messi es y quizás será por mucho tiempo el mejor jugador del mundo, por su estilo, jerarquía, pases, espectaculares goles, trabajo en equipo y por el convencimiento mental que tiene siempre que luce la camiseta del Barcelona o de la selección de Argentina: El objetivo no es ganar solo por su protagonismo personal, sino porque en el fútbol juegan once, y no uno solo.

En cuanto a Cristiano Ronaldo, pues hay muchos mejores que el, que son jugadores de verdad y no modelos que solo actúan o juegan cuando una cámara los está 'ponchando'.