sábado, 4 de diciembre de 2010

El equipo cardenal complicó su paso a la final

Un Santafe irreconocible fue el que jugó hoy con el Atlético Huila, colocando en riesgo sus posibilidades para llegar a la gran final del fútbol colombiano, porque Tolima le pisa los talones al equipo cardenal y además este equipo cuenta con el punto invisible, que en el momento de producirse empate en puntos, el "injusto y patético" punto invisible definiría quien clasifica.

Por ende, el panorama de Santafe se acaba de complicar, y si a eso le sumamos el invierno, el esfuerzo superior que los jugadores cardenales tuvieron que hacer para no resbalarse, o en el peor de los casos para no lesionarse, sin embargo, los rojiblancos jugaron pésimo, no aprovecharon las oportunidades de gol, marcaban mal y como si fuera poco no pudieron remontar un marcador por la mínima diferencia que Huila marcó en el minuto dos del primer tiempo.

Ningún intento o replanteamiento del sistema futbolístico les sirvió para siquiera empatar. Con este resultado Huila comprobó una vez más que contrario a lo que se piensa, no son un rival fácil y mucho menos si son locales, ahora se vuelven a meter a la pelea y dejan ese cuadrangular más apretado de lo que ya estaba.

Sumado a esto, se confirma lo que sucedía muchas veces en otros campeonatos: El Atlético Huila, es un equipo "pequeño" que es consciente que la fama no está con ellos, por eso juegan con más libertad y se han convertido en una pesadilla para más de uno.

Ahora solo queda esperar que Equidad no deje anotar a Tolima, y que Santafe gane su próximo encuentro, porque de lo contrario el constante rendimiento que ha tenido el equipo cardenal, sólo le habrá servido para llegar a los cuadrangulares finales, es decir, como se diría en el árgot popular, "Les faltó cinco centavos para el peso".

No hay comentarios:

Publicar un comentario