sábado, 9 de enero de 2010

HUMANIDAD EN EXTINCIÓN



El advenimiento del temido año 2012 ha generado numerosas películas, documentales, reportajes; algunos sin fundamento, otras con exceso de efectos especiales, pero lo cierto es que en la mente de los espectadores están: Day After Tomorrow (El día después de mañana), The Fifth Element (El quinto elemento), Armaggedon , y por supuesto la más reciente 2012, en la que se cuestiona el poder del dinero y la realidad de la raza humana en el aparente fin del mundo.

Todas estas producciones cinematográficas, tienen uno o varios héroes, que van desde el presidente de Norte América, hasta grandes científicos y astronautas, que siempre tienen la solución a todos los desastres de la naturaleza, pero a pesar de esas influencias de poder e intentos de supremacía humana, la realidad más importante es que existen varios interrogantes para todos los que habitamos este planeta.

Algunos de ellos se podrían definir en una frase: ¿Estamos en realidad listos para unir la raza humana en su esencia y libertad?, o quizás como lo muestran la mayoría de estas películas ¿solo seremos capaces de integrarnos cuando veamos nuestros casas destruidas y el mundo en el que habitamos reducido a escombros?

¿De dónde surgió la idea para que estas películas hoy no se vean tan irreales?, pues, de una sabia civilización, como los Mayas, que con su popular calendario, descubrieron que el 21 de diciembre de 2012, debido a una alineación de los planetas, la tierra colapsaría, o simplemente el mundo dejaría de ser como lo conocemos.

La conclusión más importante después que uno ve este tipo de películas, es que la mayor parte del tiempo, nos pasamos la vida pensando en lo que acumularemos, en cuánta plata tendremos para darle un bienestar a nuestros familiares, pero pocas veces pensamos si estamos haciendo lo correcto para si quiera tener un lugar donde habitar.

Así que, por ahora cumpliré con cerrar la llave mientras me enjabono en la ducha, desenchufaré los electrodomésticos cuando no los esté usando y prometo leer más las populares páginas "verdes".