miércoles, 20 de enero de 2010

"Virgen María tú que concebiste sin pecar, ayúdame a pecar sin concebir".



Hace tan sólo una década el sexo era un tema vedado para las mujeres, y pensar en orgías, striptease, y bares swinger, hacía parte de una utopía. Reconocer que el público femenino, también tenía necesidades sexuales, era casi un pecado.

Pero hoy, gracias a la "modernidad", el panorama es distinto, las mujeres acuden a los Sex Shop sin ningún tipo de remordimiento, y sorprender a los hombres con los disfraces eróticos que hacen parte de todas las fantasías masculinas, y de paso, sentirse satisfechas consigo mismas. Al fin y al cabo, se dice que ahora el sexo es más por placer que por procreación, quizás de allí surgió el dicho popular: "Virgen María tú que concebiste sin pecar, ayúdame a pecar sin concebir".

Pero con todo este auge sexual, se empezó a hablar de las mujeres adictas al sexo, aquellas que según los mismos médicos necesitan de un mayor número de experiencias sexuales, con el fin de incrementar su excitación y alivio, es una mezcla de necesidad física, psicológica y emocional.

Hoy, la pornografía no es exclusiva de los hombres, las mujeres también acuden a ella, incluso en momentos de "ocio". SIn embargo, aún no existe un punto de giro real, sobre el machismo sexual, aunque camuflado, de lo que nuestras parejas estables u ocasionales, esperan de las mujeres.

Todos y creo que sin excepción, esperan oír que nos gusta lo que nos hacen, o que no hay ningún amante como ellos, pero para llegar a ese punto deben plantearse una serie de diferencias, la primera que me parece la más importante es: tener sexo y hacer el amor no es lo MISMO, aunque no se puede negar que la pasión llega a confundirse con amor, y en algunos casos puede ser el primer paso para llegar a tan anhelado sentimiento.

La segunda es que no todas las mujeres sueñan con hallarse en una habitación llena de pétalos rojos, velas y vino, muchas aseguran sentirse más conformes con algo más atrevido y sin tanta majestuosidad, ¿o debo decir cursilería?

Los hombres se equivocan al pensar que siempre en todas las relaciones las mujeres mezclan sentimientos, error craso error, muchas veces al igual que ellos sólo se busca satisfacer una necesidad, y por eso firmemente creo que la monogamia va total en contra de nuestra propia naturaleza.

Y otro mito, que se espera los hombres quiten de su mente, es pensar que nos importa el tamaño, aunque no se puede negar que influye, pero no lo es todo, es igual que si tienes un algodón de azúcar en tu boca y ni siquiera sabes por donde empezar a comerlo, en la cama sucede exactamente lo mismo, si no hallas como usar lo que te otorgó la naturaleza.

El sexo, suele ser como un plato de buena comida, si a éste le das aderezos diferentes, la degustación se hace más placentera, esa puede ser la metáfora perfecta para que se afirme que una relación "alterna" perdura más que la "estable".

Somos expertas en fingir orgasmos, por supuesto, eso no tiene mayor ciencia, sucede que con el auge sexual femenino, por lo contrario el hombre se volvió más predecible, aunque existe tal vez uno que nunca se extingue...precisamente aquel que en un solo cuerpo llega a despertar todas las pasiones tanto las oscuras como las puras.