miércoles, 30 de junio de 2010

Hasta luego Juan Gossaín, se va el más grande de la radio


Esta es la entrada que jamás pensé hacer o si quiera pronunciar en algún debate, o red social, pero ese día llego, hoy una de mis más grandes enseñanzas, sin siquiera conocerla anuncia su retiro de la radio, me refiero precisamente a Juan Gossaín, y es que desde que tengo uso de razón oigo su voz, sus editoriales, sus trabajos periodísticos, es más me atrevería a decir que conocí la radio gracias a este hombre que con su voz e integridad paralizaba a cualquier persona negada o renuente a los medios de comunicación masivos.

Cuando escuché su editorial de despedida, y leí las noticias sobre su retiro de RCN RADIO, simplemente se me vinieron las lágrimas, y sencillamente no es para menos, el más grande de la radio en Colombia, agradeció todo lo brindado hasta ahora, durante toda su carrera, desde la persona que lo puso en la dirección de esta importante cadena radial, hasta los oyentes que cada mañana anhelaban escuchar sus análisis sobre la realidad patética y cómica de este país, que Gabriel García Márquez definiera en una época como la realidad macondiana de una Colombia, que era mucho más que puro realismo mágico.

Quiero agradecerle infinitamente a este hombre que desde muy niña con su voz me fue incrementando el gusto por el periodismo, que de hecho, ahora es mi gran pasión, pero en especial quiero darle gracias por el respeto que inculco a aquellos que veíamos a través de su trabajo periodístico una nueva forma de construir país. En especial, gracias por esa frase tan majestuosa para mi forma de hacer periodismo: "La voz de los que no tienen voz".

Juan Gossaín no tiene reemplazo, y queda un vacío infinito en su lugar de trabajo, aunque supongo que muchos seguirán su legado, porque al decir verdad, para mi el periodismo adquiere un nombre honesto, leal y respetuoso con su nombre, con el respeto que se merecen los demás periodistas de este país.

Muchas gracias Juan Gossaín y por supuesto que los que reciban su enseñanza serán los directos beneficiados de tantos años de aprendizaje. Buen viento y buena mar!