jueves, 22 de julio de 2010

Hay verdades que siempre deben denunciarse

Esta vez no se trata de ser uribistas o no, de simpatizar con ideales socialistas o no, estamos hablando de soberanía, respeto e integridad internacional, las pruebas son irrefutables, incluso el equipo periodístico de Noticias Caracol ingresó a una parte del territorio venezolano, en el que los mismos habitantes señalan que desde hace mucho tiempo las FARC se encuentran en Venezuela y se pasean tranquilos por este lugar, ¿qué más pruebas quieren?.

Estamos de acuerdo quizás el tono utilizado por el Embajador de Colombia en la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Alfonso Hoyos, no fue el más adecuado, se emplearon demasiados colombianismos para mi gusto, y referirse a la gordura de ciertos guerrilleros, su comida, o trago predilecto, no significaba absolutamente nada, sólo le otorgaba a una discusión diplomática una energía demasiado impetuosa e innecesaria.

Sin embargo, le aplaudo su claridad al hablar, además del amplío conocimiento sobre la permisividad venezolana con las FARC, porque era evidente que se había estudiado cada una de las pruebas presentadas en la reunión de hoy, contrario a Roy Chaderton, Embajador de Venezuela ante la OEA, que entre sus argumentos poco válidos e irrelevantes mencionó a Paris Hilton, El Pulpo Paul, además de recordarnos una clase de historia colegial, en la que se hizo referencia al bogotazo y demás eventos históricos.

La realidad de esta situación es que no hay novedad en el pronunciamiento del primer mandatorio venezolano, Hugo Chávez Frías, quien rompió de nuevo relaciones con Colombia y aseguró que todo era producto de la mente perversa de Álvaro Uribe Vélez, hace ya bastante tiempo este hombre no tiene más argumentos que la ofensa.

Los más damnificados son los pueblos venezolanos y colombianos, es verdad, pero tampoco se puede permitir la continuidad de una realidad que es degradante para cualquier compatriota; alrededor de sesenta y cinco años Colombia ha padecido el flagelo de la guerra, y las FARC serán invencibles siempre y cuando no haya una denuncia internacional y formal, que permita la revisión de una comisión, para que la complicidad acabe por fin.

En cuanto a los sectores de la sociedad civil que consideran que Uribe se va de la presidencia, dejándonos a portas de una guerra, me parece algo injusto pues esta es una necesidad imperante hablar de lo que sucede en las fronteras, no se debe permitir tanta permisividad a un gobierno que ha autorizado el paso y la estadía indiscriminadade terroristas y narcotraficantes.