sábado, 4 de diciembre de 2010

El equipo cardenal complicó su paso a la final

Un Santafe irreconocible fue el que jugó hoy con el Atlético Huila, colocando en riesgo sus posibilidades para llegar a la gran final del fútbol colombiano, porque Tolima le pisa los talones al equipo cardenal y además este equipo cuenta con el punto invisible, que en el momento de producirse empate en puntos, el "injusto y patético" punto invisible definiría quien clasifica.

Por ende, el panorama de Santafe se acaba de complicar, y si a eso le sumamos el invierno, el esfuerzo superior que los jugadores cardenales tuvieron que hacer para no resbalarse, o en el peor de los casos para no lesionarse, sin embargo, los rojiblancos jugaron pésimo, no aprovecharon las oportunidades de gol, marcaban mal y como si fuera poco no pudieron remontar un marcador por la mínima diferencia que Huila marcó en el minuto dos del primer tiempo.

Ningún intento o replanteamiento del sistema futbolístico les sirvió para siquiera empatar. Con este resultado Huila comprobó una vez más que contrario a lo que se piensa, no son un rival fácil y mucho menos si son locales, ahora se vuelven a meter a la pelea y dejan ese cuadrangular más apretado de lo que ya estaba.

Sumado a esto, se confirma lo que sucedía muchas veces en otros campeonatos: El Atlético Huila, es un equipo "pequeño" que es consciente que la fama no está con ellos, por eso juegan con más libertad y se han convertido en una pesadilla para más de uno.

Ahora solo queda esperar que Equidad no deje anotar a Tolima, y que Santafe gane su próximo encuentro, porque de lo contrario el constante rendimiento que ha tenido el equipo cardenal, sólo le habrá servido para llegar a los cuadrangulares finales, es decir, como se diría en el árgot popular, "Les faltó cinco centavos para el peso".

La 'pulguita' Messi jugador y no modelo


Cuando los apasionados del fútbol pensamos en elegir el mejor jugador del mundo, tenemos en cuenta varios ítems: Técnica, lucha, excelentes goles en varias posiciones, adecuado papel en un mundial de fútbol y en algunos casos, 'feeling' con el público (aunque en muchos casos eso no afecta, pues a la final en el balompié lo que importa son los tantos anotados, el estilo y la jerarquía, no el carisma).

Sin embargo, en esta oportunidad me quiero referir al grande Lionel Messi, porque aunque muchos dirán que su papel con Argentina el mundial pasado fue deprimente, que solo juega con el Barcelona, que es más español que 'gaucho', o lo que más me genera escozor cuando lo escucho: "Lejos es mucho mejor Cristiano Ronaldo", la realidad es que cualquier persona que sepa de fútbol es consciente que driblar, marcar goles en momentos determinantes, y hacer los pases para que otros se luzcan, a todo eso se le llama un excelente jugador.

Por supuesto que Messi no se "lució" en el pasado mundial, pero quién diablos se luce con la pésima formación y el nefasto planteamiento futbolístico que "creó" Maradona, y anhelo que los hinchas argentinos y del "Dios Maradona" hayan entendido que jugar es una cosa, otra pensar el fútbol. Para aquellos que al leer esto se sientan ofendidos, les puedo decir que todos los goles por los que tanto gritaron y vibraron la mayoría pasaron por los pies de la 'pulguita'.

Sin ánimos de ofender el análisis futbolístico no depende de que usted haya jugado fútbol o no, porque de ser así créame que las populares banquitas no lo hace el más experto, porque una cosa es jugar por el petaco, otra por una hinchada, departamento o país.

Messi es y quizás será por mucho tiempo el mejor jugador del mundo, por su estilo, jerarquía, pases, espectaculares goles, trabajo en equipo y por el convencimiento mental que tiene siempre que luce la camiseta del Barcelona o de la selección de Argentina: El objetivo no es ganar solo por su protagonismo personal, sino porque en el fútbol juegan once, y no uno solo.

En cuanto a Cristiano Ronaldo, pues hay muchos mejores que el, que son jugadores de verdad y no modelos que solo actúan o juegan cuando una cámara los está 'ponchando'.