lunes, 6 de diciembre de 2010

'Rey de las vergüenzas'


El director técnico de Atlético Nacional, Luis Fernando Santa asegura con el mayor descaro posible que "siempre que Nacional no gana un título es fracaso". Por supuesto que estamos hablando de una derrota de gran magnitud pues se supone que el 'verde de la montaña' es un equipo de trayectoria, al cual por mal que le vaya llega a la final de los campeonatos.

Pero a la fecha, van seis torneos en los que llegamos de milagro a los cuadrangulares finales, y por supuesto el pésimo rendimiento se hace ver en dichas instancias futbolísticas, por ende, los BUENOS equipos que si saben mostrar constancia y excelente desempeño, como es el caso del Once Caldas, que sus quince fechas de invicto hablan por si solas, le demuestran a la hinchada verde que las copas se ganan a punta de buen juego y no de renombre. Al decir verdad, a los hinchas verdolagas no les sorprende estar eliminados, o qué se puede esperar de jugadores como Maggiolo, que se le olvidó cómo se marca un gol.

Siempre se depende de la labor de jugadores como Humberto Mendoza, que se supone no deben estar preocupados por anotar goles, pero aún así este hombre siente tanto su camiseta que se esfuerza el doble e incluso el triple para si quiera trabajar por la honra de un equipo que al decir verdad, ya no produce ira que pierda, sino lástima, porque equipo que se caiga al marcar, o se enrede para intentar defenderse es algo que evidentemente ya genera simple pena ajena.

La hinchada espera que las directivas de Nacional tomen medidas relevantes porque es inconcebible lo que ha pasado con este equipo que conforme pasan los años está peor, y un buen comienzo sería colocar en la dirección técnica a un profesional que al menos se de cuenta que si un jugador no sabe anotar un gol, defender o marcar, o al menos no tiene idea de cómo se corre por una cancha, tenga la firme voluntad de cambiarlo por alguien que tenga en cuenta para qué viste una camiseta de un equipo del fútbol profesional colombiano.

Esto no es un simple fracaso, es una derrota máxima de un equipo que lleva tres años sin demostrar porque supuestamente se le conoce como el 'rey de copas' porque a este paso se le reconocerá como el 'rey de las vergüenzas'.