viernes, 24 de diciembre de 2010

Los divos amarillos

Teniendo en cuenta que hoy es navidad, creo que este post será de mucha utilidad para un amplío número de personas en Bogotá, y es que por supuesto, esta época del año es hermosa, se respira amor, perdón, paz, etcétera, pero al ver que en las calles de la capital los bogotanos les tenemos que rogar a los 'divos' taxistas para que nos hagan una carrera, eso indigna y genera niveles de mal genio bastante considerables.

Ahora los 'divos' taxistas se dan el lujo de bajar el vidrio de su condenada ventana y preguntar en el tono más pedante: "¿Para dónde va?" y cuando por desgracia el destino de uno no se acomoda a los selectos recorridos de los señores, entonces pues le toca a uno coger transmilenio o bus, porque a la final es preferible llegar tarde, que nunca llegar.

Pero como si esto fuera poco los señores se atrevieron a exigir desde noviembre la prima navideña, es ahí donde yo me pregunto ¿de verdad creen que se la merecen?, porque aunque suene un poco despectivo las líneas que siguen a continuación, debo decir que ustedes mismos decidieron manejar un taxi, nadie los obligó, así que su trabajo es llevar a la gente a su destino, les guste o no.

Ahora que si les da pereza salir a TRABAJAR, es sencillo, no salgan, quédense en casa y con eso eviten que a uno le de iras profundas viendo como ustedes se creen los dueños de las vías, y recuerden que ustedes brindan un servicio, nosotros pagamos...Esa es la ley.

Y aunque suene vengativo anhelo verlos en enero rogando una carrera, parando en cada esquina diciéndole a la gente: "Sr. (a) con gusto lo llevo a donde quiera" ¡Ja! (risa sarcástica) es ahí cuando me divierto diciéndoles: "No, gracias".

Espero que el día de hoy cuando se nieguen a hacer un servicio se acuerden que diciembre no es eterno y que en enero somos los usuarios quienes nos reiremos de su 'Divo's Style' ...De vereda por supuesto.