martes, 5 de abril de 2011

¿Y después del clásico qué?

En esta última jornada de clásicos del fútbol colombiano, el común denominador fue mayor fanaticada, menor calidad futbolísitca y una que otra genialidad, sin embargo, seguiré insistiendo que hace unos años, somos más pasión que técnica, pues al decir verdad, esos momentos donde gozábamos con noventa minutos de buen juego, parecen haber pasado al baúl de los recuerdos.

Para ser más específicos, debemos abordar el tema de ¿qué tan objetiva puede llegar a ser la hinchada, cuando ve ganar a su equipo con el mínimo esfuerzo, ante un rival que muestra condiciones futbolísticas lo suficientemente paupérrimas?, es decir, ¿los fanáticos del fútbol celebramos aún cuándo sabemos de sobra que la camiseta de nuestros amores no le está ganando a un oponente de categoría?

Pues bien, este panorama es lo suficientemente común en todos los hinchas, no importa si se es de Nacional, Millonarios, Santa Fe, Deportivo Independiente Medellín y América, entre otros, pues lo único que nos interesa es si nuestros equipos ganan o no, celebramos como si fuera la copa más preciada del universo y nos creemos con la autoridad suficiente para hablar de quién es mejor o peor.

Cuando la realidad es que todo el fútbol colombiano anda en su etapa decadente, ganan los equipos si, pero sin una calidad relevante, y como si esto fuera poco cuando nos referimos a los grandes 'clásicos', pensamos es en los muertos que dejará ese encuentro, o en los sectores que no debemos transitar para no toparnos con actos violentos.

Es hora de tomar conciencia que nuestro fútbol está en un proceso de configuración, que las pocas o muchas estrellas que quedan, no están ya en los equipos nacionales, que seguimos planteando sistemas tácticos basados en la defensa y no en el ataque; en pocas palabras, estamos demasiado atrasado del balompié actual.

Los "expertos" del fútbol colombiano siguen considerando que lo correcto es premiar a un equipo que le haya ganado a los rivales del torneo nacional, pero se les sigue olvidando que lo adecuado es pensar en 'coronar' a uno que sea capaz de enfrentar adecuadamente a oponentes internacionales en otro tipo de campeonatos, por eso seguimos viendo las derrotas de grupos como Tolima y Once Caldas.

Antes, 'la cenicienta era Venezuela', hoy Colombia ocupa y al parecer con muchos méritos este lugar y no parece hacer muchos esfuerzos para salirse de esta patética nominación. Así que si bien, la hinchada disfruta de los clásicos y de los triunfos de su equipo, debería también pensar en qué nivel futbolístico le estamos demostrando al mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario