miércoles, 27 de julio de 2011

Joe Arroyo, la voz hecha sabor para un pueblo


Ayer (26 de julio de 2011) me levanté con la noticia de la muerte del grande e irremplazable Joe Arroyo, inmediatamente la piel se me puso de gallina y vino a mi mente la cantidad de veces que baile con su música, o esa primera canción que escuché en la radio, mientras movía todo mi cuerpo al son de su voz.

El resultado no podía ser otro que unas lágrimas brotando de mis ojos, porque aunque digan que todos debemos morir algún día, que la muerte es algo natural, que nos lleva a otro estado, etcétera; la realidad es que duele ver a un artista de esta categoría en el más allá y no en el más acá.

Y para ser realistas no me interesa pensar en los excesos que tuvo, en sí consumió alcohol o no, sí tuvo problemas con alucinógenos o no, lo único que deseo recordar es la energía que imponía cada vez que salía al escenario, en la cantidad de veces que Barranquilla y Cartagena se iluminaron con cada interpretación musical, definitivamente eso es lo que quiero mantener en mi memoria.

Un continente tan aparentemente lejano como Europa recuerda al Joe, como la insignia perfecta de la salsa en Colombia y el mundo, añora volver a escuchar 'No le pegue a la negra'. Cada habitante europeo sabe de sobra que el viejo Joe seguirá vivo en cada tonada musical.


En Colombia espero que no pase inadvertido su gran talento, que en esta oportunidad no pase como todo en este país inviable, porque acá todo se olvida y se esconde bajo una cortina de humo, anhelo de corazón que se recuerde "Ella y tú me tienen loco y desesperado" o "Mi Mary, mujer encantadora y sensual", por mencionar solo algunas, por supuesto.

En conclusión, podríamos asegurar que el Joe murió feliz porque hizo lo que soñó toda la vida, lo que anhelaba de niño, lo que en realidad lo movía en la vida: La Música. 

A la final, como él mismo lo diría: "Llama las cosas como si fuesen y te serán dadas".
Hasta luego Joe, jamás adiós porque en mis oídos retumba el sabor de tu voz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario