domingo, 24 de julio de 2011

Uruguay, merecido campeón.


Como era de esperarse, todos los pronósticos del fútbol se cumplieron, y Uruguay es el campeón de la Copa América 2011. Triunfó el buen juego, el trabajo en equipo, el amor por una camiseta y lo más destacado, una continuidad técnica basada en buenos resultados.

Jugadores como Forlán y Suárez, entre otros, demostraron que por fin una selección podía llegar a alzar la copa, siendo invicto, con uno de los mejores arqueros de este evento deportivo. Es más esta situación era de esperarse, pues en el pasado mundial de fútbol, fue la mejor selección suramericana, por debajo de Alemania. (Ocupando el cuarto lugar en el mundial).

De Paraguay, por su parte, no se podía esperar nada más, una selección que llegó a la final gracias a la excelente labor de su arquero, Justo Villar, porque jamás ganó un partido y que a punta de empates estuvo presente en los noventa minutos de esta final. 

El momento de lucidez de esta selección fue en la primera parte del segundo tiempo, en el cual obligaron a Uruguay a defenderse casi por siete u ocho minutos completos.

Tenían razón los que pensaban que Venezuela merecía pasar a la final, pues al menos esta selección demostró con buen fútbol porque dejo de ser la cenicienta de este deporte, para convertirse en la 'remolacha mecánica'.

Lo que preocupa a Colombia ahora, es que si antes no clasificamos con facilidad a las eliminatorias del mundial, en esta oportunidad si que la tenemos complicada, pues selecciones como Perú y Venezuela, demostraron que ya no están dispuestos a regalar nada, así que por el bien de todos, lo mejor es que aprendan que el fútbol no se baila, se JUEGA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario