martes, 23 de agosto de 2011

Gran debate: Honor a la mediocridad


No logro entender que se le pasa por la cabeza a los periodistas, que supuestamente se preparan para un debate tan importante, como el de las propuestas de cada uno de los candidatos a la Alcaldía de Bogotá. 

Por favor que alguien con la suficiente experiencia me explique de dónde pueden surgir preguntas como: "¿Cuándo fue la última vez que se emborrachó?" o "¿Cuál es su animal favorito?, porque si a los profesionales de la comunicación se les ocurre que así se mide el potencial de un futuro Alcalde, entonces empiezo a entender porque Samuel Moreno, hizo lo que quiso con la capital de la República.

La mayoría de candidatos a la Alcaldía juegan con las palabras de una forma que no divierte, sino ofende, sorprende cómo nos siguen creyendo tan solo una masa que puede marcar una X en un tarjetón, aunque supongo que el hecho de haber escogido a nuestro actual Alcalde suspendido, habla por si solo.

Inconcebible que aún a estas alturas del camino, el Polo Democrático tenga en su mente que podría llegar a creérsele algo a cualquiera de sus representantes, pero resulta aún más risorio cuando este personaje se defiende con la siguiente frase: "En este momento solo dos miembros de nuestro partido están condenados y/o suspendidos".

El límite de lo ridículo se cruza cuando el representante del partido político PIN, si exactamente el mismo acusado por 'Parapolítica', asegura que una de sus mejores propuestas es construir dos niveles en algunas estaciones de Transmilenio, afirma que se pueden establecer negocios o baños, muy inteligente este personaje por supuesto, teniendo en cuenta, el flujo de gente en este lugar, especialmente en horas pico.

Sin mencionar, que este mismo en el último segmento proclamó un juramento de 'anti- corrupción', el cual pretendía que firmarán los demás candidatos, al cual lo único que le faltó fue la promesa con la mano en el corazón ante la bandera de Bogotá. Palabras que como siempre quedan en el aire y rayan en lo inverosímil.

Peñalosa por su parte, no fue claro en sus propuestas, ni en sus respuestas, es más generó tan poca recordación que lo único que se recuerda de su participación en este debate es cuando afirmó, que en su gobierno volverá al pico y placa antiguo. 
En ese punto es dónde yo me pregunto, si este ex alcalde es consciente que regresar a la anterior medida, sería el desastre absoluto de la movilidad, que ya de por si, es una pesadilla sin fin.

Parody, entre tanto, fue una de las más contundentes y al menos vislumbró indicios de claridad en el trabajo que necesita Bogotá, sin embargo, existe una actitud petulante que al decir verdad, no me convence del todo, pero si es de exaltar la preparación previa de esta mujer  para este encuentro político.

Petro, fue el más claro en temas de equidad social, se le destaca su estudio en cuanto a cifras y porcentajes que necesita la capital para salir del oscuro túnel en el que se encuentra, faltará ver cómo logra que la gente crea totalmente en sus propuestas,  olvidando su paso por el M-19 y su participación en el Polo Democrático, aunque para ser justos, debemos mencionar que el hecho de haberse alejado de este partido, le subió puntos, en cuanto a credibilidad se refiere.

Por su parte, Mockus, exhibió características que los bogotanos ya conocen de él, una preparación amplía en temas de educación, como por ejemplo saber con exactitud cuánto se necesita para otorgar un sistema educativo de calidad, y cuáles serían los requisitos necesarios para implantar exclusivamente una jornada única en los diferentes entes educativos, sin embargo, le sigue faltando contundencia al momento de responder.

Galán y Luna, entre tanto, tienen propuestas que rayan en lo cotidiano y en lo repetitivo de la política actual, sin mencionar que fueron unos de los que más mencionaron alianzas y la necesidad de unirse con otros candidatos, para asegurar la victoria.

La conclusión de este debate es simple: "Los periodistas no se preparan para hacer preguntas contundentes que permitan a los cuidadanos hacerse una idea real del panorama de cada candidato, y estos aspirantes a la Alcaldía siguen creyendo que al decir 'No a la corrupción', 'Yo denuncié' o 'Yo en el pasado', estas frases les garantizarán la victoria".

martes, 16 de agosto de 2011

Nuevamente eliminados

Crédito: futbolete.com
Una vez más los colombianos creyeron en la selección Colombia y nuevamente tuvo que salir por la puerta de atrás. 
Es como si al haber nacido en este país, se esté más que preparado para asumir derrotas y creer que quizás en otra oportunidad pueda ser mejor.

Estas condiciones han hecho que la mediocridad colombiana se alimentan con consuelos o frases de cajón, que hoy suenan patéticas, teniendo en cuenta, la cantidad de veces que nos han eliminado, o esa infinidad de ocasiones en las que 'jugamos como nunca y perdemos como siempre'.

Al decir verdad, nada de esta situación debería sorprendernos, pues desde 1994 hemos visto a la selección Colombia salir por la puerta de atrás, sin siquiera sentarnos a analizar lo que debe significar ser un buen técnico y poseer la suficiente categoría para llevar la camiseta del país.

Ahora en el caso de esta nueva eliminación del Mundial Sub 20 (que por cierto somos los organizadores) fuimos víctimas, nuevamente, del triunfalismo excesivo, de creer que el técnico no es quien juega y lo que es peor, se cayo una vez más en 'endiosamientos' de jugadores que mostraron todas sus falencias ante una selección tan sólida como México.

Futbolistas que no entienden la dinámica de un partido, que no recuperan un balón jamás, que juegan solo la mitad de los noventa minutos de un encuentro, que caminan por la cancha, esperando que en algún momento llegue el balón a dónde está ubicado dicho jugador.

Pero como si este panorama fuera poco, pareciera que en este país los técnicos no saben descifrar un partido, no atinan un solo cambio, porque cada nuevo futbolista que ingresan, suele ser más deficiente que aquel que está jugando. 

Esto se representa perfectamente en el cambio que hizo Eduardo Lara, el sábado pasado (13 de agosto de 2011), al reemplazar al jugador Duván Zapata, por el 'Trencito' Valencia, quien en varios partidos demostró simplemente saber correr, porque de técnica y buena definición en el momento decisivo, muy poco.

Exceso de triunfalismo se presenció luego del partido que se le ganó a Francia, en ese caso cabe recordar que la selección tuvo de su lado el cansancio de algunos jugadores de este país, debido a la altura de la capital de la República, pero es importante recordar que los franceses ya se encuentran clasificados a la gran semifinal del Mundial.

¿En verdad pensábamos que íbamos a clasificar, después de un partido extenuante y sufrido con una selección como Costa Rica? creo que los resultados hablan por sí solos.

Frases como: "Se intentó", "Nos sacaron pero somos los mejores anfitriones" o "Perdieron con la camiseta puesta", simplemente están aportando a un ejercicio mediocre y vacío, porque la realidad es que cualquier selección debe prepararse para ganar siempre.

lunes, 15 de agosto de 2011

País del Sagrado Corazón


Colombia pareciera ser el país de la quejadera, el negativismo y la crítica constante, pero cuando de acciones se trata, es como si una gran parte de la sociedad se escondiera en una especie de esfera desconocida. Esta situación la ejemplifica perfectamente el caso del 'Bolillo' Gómez, en el que éste le atinó varios golpes a una mujer a la salida de un bar en Bogotá.

Aquí este tipo de situaciones escandalizan, generan todo tipo de comentarios y movilizan a varios sectores de la sociedad, pero aunque muchos se expresen por redes sociales o por otros tipos de medios de comunicación, lamentablemente el resultado parece ser siempre el mismo: Ninguno. Porque para los directivos del deporte colombiano esta actitud VIOLENTA, no debe ser mezclada con el supuesto profesionalismo de Gómez al frente de la selección Colombia, todo con la siguiente excusa: "No se puede romper con un proceso futbolístico".

Cada vez que oigo estas mismas palabras, como mujer, siento ira, decepción y un dolor inmenso, porque una vez más el machismo triunfa y nosotras seguimos esperando que ojalá en la próxima oportunidad el maltrato no tenga excusa. Pero más frustrada me siento cuando una senadora, como Liliana Rendón, sale a la luz pública a decir que a veces las mujeres propiciamos este tipo de actos.

Pienso una y mil veces, qué tipo de mensaje quiso dar esta representante de la política colombiana, y al decir verdad, estoy muy lejos de comprenderla, porque ninguna actitud femenina da pie para que alguna mujer sea agarrada a golpes, además este tipo de comentarios solo alientan a quienes creen que las mujeres deben ser 'educadas' a base de violencia.

Pero lo más frustrante es ver que la Federación Colombiana de Fútbol, ratificó la continuidad de Gómez frente a la selección, no se trata de mezclar lo profesional con lo personal, esto se sale de cualquier límite, estamos hablando de golpes, irrespeto y maltrato. 

Deberían pensar que esta es la carta que se presentará al mundo, cuando lleguemos al mundial, si es que logramos clasificar, porque al decir verdad, no sé de que proceso habla este ente deportivo, ya que los partidos de preparación para enfrentar la eliminatoria, han sido tan paupérrimos, como patéticos.

Definitivamente, este el país del sagrado corazón, donde todos nos escandalizamos, decimos apoyar a la mujer, superar el machismo, pero los entes encargados apoyan a un director técnico violento, por ende, el mensaje que se transmite es el de la continuidad del maltrato hacía la mujer, que ha reinado por años.

lunes, 1 de agosto de 2011

"Yo digo aquí estoy" en contra del trabajo infantil

Crédito: infanciahoy.com
¿Cuántas veces un niño le ha pedido dinero en un bus?¿En cuántas ocasiones usted ha ido caminando por la calle y por "compasión" le ha dado limosna a un pequeño?¿Cuántas veces ha ido a comprar frutas, verduras, legumbres y ha visto que quién carga los bultos es un niño, que escasamente puede sostener ese peso?

Con vehemencia se puede afirmar que a cualquier persona habitante de este mundo real, ha vivido todas las situaciones anteriormente descritas.  Pero aún se considera que dar dinero a los niños, es el mejor acto de compasión y solidaridad que se pueda tener, sin embargo, la realidad es que este tipo de acciones aumentan la explotación infantil.


Las cifras hablan por sí solas, en Colombia según un informe presentado el día internacional contra el trabajo infantil, 1'849.987 niños son explotados de diferentes formas, y este número puede aumentar si se siguen avalando este tipo de prácticas.

Y en esta época de mundial, es importante recordar que quizás ese niño que le vende la camiseta de la selección, o aquel al que usted le compra los cigarrillos, gaseosas, caramelos etcétera, tiene a un adulto sentado tomándose la plata que este menor de edad se hace a altas horas de la noche, avalado por su exceso de caridad.

Crédito: yodigoaquiestoy.com
Trabajar en contra de esto, no es tan difícil como pareciera, porque una frase compuesta por cuatro palabras podría empezar a hacer la diferencia: "Yo digo aquí estoy", las cuales expresan el interés de muchos por darle a los niños una vida digna y justa. 


Precisamente así lo pensó la Fundación Telefónica, al querer que cada vez más personas se unan al sueño de erradicar el trabajo infantil.

Definitivamente, de a pocos lo está logrando y una de sus herramientas principales es aprovechar las redes sociales, los usuarios y fanáticos de éstas, pero en especial ha sabido crear lazos de integración, humanismo e incluso amistad con los twitteros que quieren volver a ser niños, pasando momentos espectaculares aprendiendo con éstos, mostrándoles que en la vida siempre hay más caminos, que la explotación, porque como decía mi mamá de pequeña: "El ejemplo va formando seres humanos, algunos claros, otros bastante oscuros".


Son cada vez más los internautas que se inscriben a actividades tan especiales, como 'Maestros por un día', en la cual más que enseñar se comparte, se aprende y se divierte junto a estos niños que en la mayoría de ocasiones, les cuesta sonreír y a veces dudan que todo pueda ser mejor.

Sin embargo, sus sueños son tan grandes, como sus almas, y en esta actividad los twitteros se han encontrado con doctores en potencia, presentadoras de TV del futuro, futbolistas, azafatas, maestros y astronautas, entre otros.

Definitivamente verlos hacer su sueño realidad, empezar a construir el camino de su felicidad, hace que cada uno de los participantes de esta actividad, no sientan cansancio, ni ningún tipo de limitante, pues a la final, verlos reír, correr, pintar y divertirse es el mejor regalo.


Así que de ahora en adelante cada vez que voy a un estadio, me subo a un bus, paso una calle u observo a un niño haciendo malabares, como ingerir gasolina para hacer figuras de fuego, me repito a mi misma: "Yo digo aquí estoy contra el trabajo infantil", y así me aguanto las ganas de ser alma caritativa y darle plata a niños que deben estar estudiando, jugando, y no trabajando.