lunes, 15 de agosto de 2011

País del Sagrado Corazón


Colombia pareciera ser el país de la quejadera, el negativismo y la crítica constante, pero cuando de acciones se trata, es como si una gran parte de la sociedad se escondiera en una especie de esfera desconocida. Esta situación la ejemplifica perfectamente el caso del 'Bolillo' Gómez, en el que éste le atinó varios golpes a una mujer a la salida de un bar en Bogotá.

Aquí este tipo de situaciones escandalizan, generan todo tipo de comentarios y movilizan a varios sectores de la sociedad, pero aunque muchos se expresen por redes sociales o por otros tipos de medios de comunicación, lamentablemente el resultado parece ser siempre el mismo: Ninguno. Porque para los directivos del deporte colombiano esta actitud VIOLENTA, no debe ser mezclada con el supuesto profesionalismo de Gómez al frente de la selección Colombia, todo con la siguiente excusa: "No se puede romper con un proceso futbolístico".

Cada vez que oigo estas mismas palabras, como mujer, siento ira, decepción y un dolor inmenso, porque una vez más el machismo triunfa y nosotras seguimos esperando que ojalá en la próxima oportunidad el maltrato no tenga excusa. Pero más frustrada me siento cuando una senadora, como Liliana Rendón, sale a la luz pública a decir que a veces las mujeres propiciamos este tipo de actos.

Pienso una y mil veces, qué tipo de mensaje quiso dar esta representante de la política colombiana, y al decir verdad, estoy muy lejos de comprenderla, porque ninguna actitud femenina da pie para que alguna mujer sea agarrada a golpes, además este tipo de comentarios solo alientan a quienes creen que las mujeres deben ser 'educadas' a base de violencia.

Pero lo más frustrante es ver que la Federación Colombiana de Fútbol, ratificó la continuidad de Gómez frente a la selección, no se trata de mezclar lo profesional con lo personal, esto se sale de cualquier límite, estamos hablando de golpes, irrespeto y maltrato. 

Deberían pensar que esta es la carta que se presentará al mundo, cuando lleguemos al mundial, si es que logramos clasificar, porque al decir verdad, no sé de que proceso habla este ente deportivo, ya que los partidos de preparación para enfrentar la eliminatoria, han sido tan paupérrimos, como patéticos.

Definitivamente, este el país del sagrado corazón, donde todos nos escandalizamos, decimos apoyar a la mujer, superar el machismo, pero los entes encargados apoyan a un director técnico violento, por ende, el mensaje que se transmite es el de la continuidad del maltrato hacía la mujer, que ha reinado por años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario