sábado, 16 de julio de 2011

Fútbol= Goles


En primer lugar, quiero pedir disculpas a todos mis lectores por la ausencia, pero me hallaba en un proceso de catarsis que llaman, pero no nos vamos a extender en este ítem. A la final, lo que debe haber en este blog es información, y para eso se sigue trabajando.

Y qué mejor situación para volver a mis publicaciones juiciosas y constantes, que hablar de cómo los colombianos seguimos creyendo una y otra vez en la selección Colombia, esa que asistió por última vez a un mundial en
Francia 98, aquella que siempre nos ilusiona, nos hace creer que todo es posible y una vez más caemos en esa creencia apoyada por los medios de comunicación, porque cabe anotar que algunos periodistas deportivos son especialistas en volvernos campeones en los primeros 90 minutos.

En esta oportunidad, una vez más, "excelentes" presentaciones futbolísticas y publicidad al por mayor, hicieron que todos los colombianos recordáramos esa Copa América que se celebró en Colombia, la cual ganamos en un difícil partido contra el seleccionado mexicano, y creímos inútilmente que esta vez volveríamos a ser campeones, y como no pensarlo, si teníamos en la nómina al 'Tigre' Falcao, Dayro Moreno y Rodallega, entre otros.

Pero una vez más debemos aprender a analizar los partidos, a entender que patriotismo no significa negar las notorias falencias que existen en la selección, no podemos seguir viviendo de publicidades como 'El país donde el fútbol se baila´, porque particularmente no me interesa si tenemos una danza en torno a este deporte, como colombiana solo quiero que jueguen y ganen, porque llega a molestar demasiado seguir diciendo: Jugamos como nunca y perdimos como siempre.

No podemos negar que al saber que la selección se enfrentaría al mejor tercero de un grupo, como Perú, pensamos que sería demasiado fácil clasificar a cuartos de final de la Copa América 2011, olvidamos quizás que el gran problema es que se sigue jugando con un sistema táctico obsoleto, que erramos más de seis posibilidades de gol por partido, por ende, sin tener buena definición frente a un arco no se tiene nada. ¡Es así de simple!

El resultado el mismo desde hace más de una década, solo hay jugadores inflados y un patriotismo desmedido que no nos permite ver más allá de lo realmente evidente. Lo único que como fanática del fútbol colombiano espero es que seamos más realistas y menos emocionales, además que por primera vez seamos conscientes hasta dónde nos está llevando el exceso de mediocridad, o ¿acaso es que seguimos aferrándonos a 'Perder es ganar un poco'?.

Nota: Al gran jugador Mario Alberto Yepes, no hay palabras para definir su gran juego, su excelente compromiso con la selección y sus dotes de capitán de unos jugadores que muchas veces son estrellitas poco aterrizadas, que viven de los medios de comunicación y no de sus goles.