martes, 16 de agosto de 2011

Nuevamente eliminados

Crédito: futbolete.com
Una vez más los colombianos creyeron en la selección Colombia y nuevamente tuvo que salir por la puerta de atrás. 
Es como si al haber nacido en este país, se esté más que preparado para asumir derrotas y creer que quizás en otra oportunidad pueda ser mejor.

Estas condiciones han hecho que la mediocridad colombiana se alimentan con consuelos o frases de cajón, que hoy suenan patéticas, teniendo en cuenta, la cantidad de veces que nos han eliminado, o esa infinidad de ocasiones en las que 'jugamos como nunca y perdemos como siempre'.

Al decir verdad, nada de esta situación debería sorprendernos, pues desde 1994 hemos visto a la selección Colombia salir por la puerta de atrás, sin siquiera sentarnos a analizar lo que debe significar ser un buen técnico y poseer la suficiente categoría para llevar la camiseta del país.

Ahora en el caso de esta nueva eliminación del Mundial Sub 20 (que por cierto somos los organizadores) fuimos víctimas, nuevamente, del triunfalismo excesivo, de creer que el técnico no es quien juega y lo que es peor, se cayo una vez más en 'endiosamientos' de jugadores que mostraron todas sus falencias ante una selección tan sólida como México.

Futbolistas que no entienden la dinámica de un partido, que no recuperan un balón jamás, que juegan solo la mitad de los noventa minutos de un encuentro, que caminan por la cancha, esperando que en algún momento llegue el balón a dónde está ubicado dicho jugador.

Pero como si este panorama fuera poco, pareciera que en este país los técnicos no saben descifrar un partido, no atinan un solo cambio, porque cada nuevo futbolista que ingresan, suele ser más deficiente que aquel que está jugando. 

Esto se representa perfectamente en el cambio que hizo Eduardo Lara, el sábado pasado (13 de agosto de 2011), al reemplazar al jugador Duván Zapata, por el 'Trencito' Valencia, quien en varios partidos demostró simplemente saber correr, porque de técnica y buena definición en el momento decisivo, muy poco.

Exceso de triunfalismo se presenció luego del partido que se le ganó a Francia, en ese caso cabe recordar que la selección tuvo de su lado el cansancio de algunos jugadores de este país, debido a la altura de la capital de la República, pero es importante recordar que los franceses ya se encuentran clasificados a la gran semifinal del Mundial.

¿En verdad pensábamos que íbamos a clasificar, después de un partido extenuante y sufrido con una selección como Costa Rica? creo que los resultados hablan por sí solos.

Frases como: "Se intentó", "Nos sacaron pero somos los mejores anfitriones" o "Perdieron con la camiseta puesta", simplemente están aportando a un ejercicio mediocre y vacío, porque la realidad es que cualquier selección debe prepararse para ganar siempre.