lunes, 27 de enero de 2014

Mi carta a Falcao

Foto: Movistar Colombia
Debo confesar que apenas supe de la lesión de Falcao, mis ojos se llenaron de lágrimas, amo tanto el fútbol, que no podía entender cómo podía pasar esto, mi papá trató de explicarme que aunque injusto, esta era una de las desgracias que trae el fútbol.

Él siempre ha sido más racional, yo llevo fútbol en la sangre, me emociono con un gol, he llorado durante 15 años que llevamos sin ir al Mundial.

Mi mitad de año ya está planeada, solo estaré concentrada en el Mundial, créanme si pudiera ir a dormir bajo un puente por solo ver aunque sea un partido, lo haría, pero desafortunadamente las obligaciones no me lo permiten.

Sin embargo, ese no es el motivo de este post, sino expresarle al Tigre Falcao mi apoyo, quizás nunca lea o no le lleguen estas palabras, pero al menos mi corazón estará un poco más tranquilo, porque tengo un compromiso con el fútbol, como hincha le debo esto a un jugador que junto a todo una Selección me puso a soñar con volver a ver a mi país en un evento deportivo tan importante.

Falcao: Reconozco que muchas veces no entendía su forma de jugar, me daba rabia que a veces no se dieran los resultados, que estando tan cerca de una clasificación, a la vez estuviéramos tan lejos.

Sin embargo, con el paso del tiempo fui entendiendo ciertas jugadas, ciertos pases, etcétera. Desde ese momento no hallaba la selección sin la presencia suya, la del Tigre Falcao. Pero, cuando más entendí la garra de la cual estaba hecho fue en ese partido contra Chile, en el que todos los colombianos o al menos la mayoría de nosotros, estaba perdiendo las ilusiones, otra vez veíamos un mundial más irse de nosotros.

Sin embargo, como haría un tigre, salió usted a demostrar que en Colombia sobraba la garra y cada nuevo gol que marcaba, tenía en sus pies la felicidad de todo un país. 

Gracias por tanto, por cada rueda de prensa en la que a pesar de los resultados sus palabras nos motivaban a seguir creyendo, por cada caída en la que usted demostró que la fuerza siempre era superior.


No dejaremos de creer en su recuperación, me ha dolido mucho leer frases suyas en las que reconoce que "todo lo que ha tenido que llorar, ya lo ha llorado", porque en verdad se me parte el corazón, pero le puedo asegurar que ningún colombiano dejará de creer en usted.

Sabemos que la lesión es complicada, que es dolorosa, que el proceso no será fácil, pero no dejaremos de apoyar, no dejaremos de creer que su fuerza es increíble.

Hoy, esta mujer que ha amado el fútbol desde que tiene cuatro años de edad, aquella que ha llorado y celebrado con cada partido de la Selección, esa que hoy cree que usted se puede recuperar, aquella que hoy le grita con más ahínco #FuerzaTigre.